SANTO TOME Y LAS INUNDACIONES


Vamos a hacer referencia en estas líneas no a todas las inundaciones sino a algunas más recientes con sus obras realizadas, de las cuales tenemos mayores referencias directas. Esto no significa que anteriormente no se han producido estos hechos, porque aquella legendaria creciente de 1905 que se suele graficar tantas veces en Santa Fe, seguramente en el pequeño poblado de este sitio también tuvo una importante repercusión. Por el momento vamos a traer a la memoria las más recientes para poder comenzar con esta temática de singular particularidad para esta Ciudad.

Para Santo Tomé, en el tema de las inundaciones, el año 1966 marca un momento importante ya que se produjo una de ellas bastante importante; su altura máxima fue de 6,94 en Santa Fe; la Ciudad de entonces dio luchar denodamente contra tales inclemencias de la naturaleza. El agua ingresó en una parte del radio urbano: 27 manzanas y 147 familias estuvieron afectadas por este fenómeno, según el informe de la época.

Cuando bajaron las aguas y se pudieron observar los destrozos que siempre trae consigo este tipo de situación, los vecinos afectados se reunieron el 18 de agosto de 1966 y se concretó en el curso de una Asamblea la formación de una COMISION PRO DEFENSA ZONA INUNDABLE –ZONA NORTE, con sede provisoria en Belgrano 1063 de Santo Tomé.,

La aludida comisión tenía como objetivo básico unir esfuerzos para lograr esta obra de resguardo para la Ciudad. Estaba  integrada de la siguiente manera: Presidente: Carlos Barnetche, Secretario General: Ramón H. Longhi; Secretario de Actas: Dr. Pedro Luis Beltrán; Vocal 1º: Enrique Gaete. Vocales: Angel Bullin,  Edisto Tarragona,  Eusebio Acosta.

Las gestiones se pusieron en marcha con mucha fuerza y rapidez y en el mes de noviembre ya se contó con un importante estudio de la zona norte, las autoridades comunales viajaron a Buenos Aires para solicitar autorización al Ferrocarril Mitre para construir una defensa en parte de sus terrenos y para principio del siguiente año se había confeccionado un censo de los efectos de la inundación pasada.

Así en febrero de 1967 se consiguen las maquinarias de distintas dependencias provinciales, nacionales y municipales  y llega la autorización de Ferrocarriles Argentinos para la realización de la obra. Comienzan las obras, a pesar de un pequeño ingreso de agua nuevamente y la Comisión de vecinos anuncia públicamente que el 16 de febrero de 1967 serán bendecidas las obras en un acto alusivo, al cual se invitan también a las autoridades y público santotomesino.

Se llegaba a buen término la primera defensa en la zona norte, en la zona de balneario y terrenos cercanos al ferrocarril. En poco tiempo se tuvo que progresar en tal sentido, ya que la altura del río en abril era de 5 mts. en Santa Fe y fue necesario clausurar las compuertas de los desagües pluviales para evitar la inundación de la zona protegida. Por ello se adoptó la disposición de instalar en el lugar un motor-bomba centrífuga de emergencia; situación que luego se fue previendo de forma permanente por el municipio.

Paralelamente a esto se vio la necesidad de construir otra en la zona llamada “Villa Aprile”, cosa que por el momento no se pudo concretar por falta de presupuesto. Al mismo tiempo se debió intervenir en afianzar la defensa de calle San Martín y J. Maciá por la erosión producida en la ya existente; obra que contó con el apoyo técnico provincial y de la División Paraná Medio en los estudios y el Ejército Argentino en los trabajos y maquinarias.

AÑO 1973.
Más adelante en el año 1973, en el mes de junio,  se da cuenta de una crecida importante del río Salado por exceso de lluvias, en donde se produce el derrumbe de los pilares del puente de la autopista, que trajo como consecuencia la ruptura de la compuerta y debióse trabajar entre el municipio y voluntarios para controlar la situación  con el colocado de bolsas de arena en dicho lugar. Ocasionó este desborde un anegamiento que fue controlado posteriormente con la instalación de bombas extractoras luego de haber taponado la abertura que se había producido.

Además se debió reforzar con bolsas la calle Iriondo en su intersección con el balneario, el elevado de la defensa con el aporte de una draga y máquinas del municipio, según lo muestran testimonios periodísticos de tal fecha.

OBRAS DE DEFENSA 1977.
Transcurre el tiempo y llegamos a 1977. Uno de los objetivos de la gestión municipal del Dr. César L. Rey Leyes fue la construcción de la defensa fluvial. Así fue que a partir de mayo de 1977 comenzó la ejecución del proyecto de la Avenida Costanera, que bordea al río Salado; una obra que perseguía tres fines específicos: defensa de la costa contra las inundaciones y erosión, saneamiento y parquización de la zona.

Desde calle San Martín hasta las vías del Ferrocarril Gral. Mitre, en una longitud de 1.500 mts., se llevaron a cabo rellenamientos, movimientos de tierra, el recupero de terrenos erosionados por inundaciones, elevamiento de la cota de las calles y barrancas hasta el nivel definitivo, tablestacado de doble escalón de la costa del río. En esto último se contó con la colaboración del Batallón de Ingenieros Construcciones 121.

La primera etapa de las obras del Parque Mirador “Martín M. de Guemes y la Avda. Costanera hasta calle Esperanza se inauguró el 24 de setiembre de 1977. La segunda etapa con la prosecución de las obras hasta el Ferrocarril y la peatonal desde Necochea al norte se inauguró 23 de setiembre de 1978.

La ejecución de obras similares pero en el sector sur de la Ciudad, continuó en la  construcción del otro Parque Mirador “Juan de Garay”; también allí se ejecutaron obras de defensa con la Laguna del mismo nombre. Su inauguración se concretó el 21 de setiembre de 1980.

De esta forma Santo Tomé tenía la gran posibilidad de ganarle a las aguas del Salado esa lucha tenaz por la supervivencia del hombre y de las cosas elementales que lo rodean.

AÑO 1992.
Llega el año 1992 y se produce otra creciente de importancia para esta zona. El pico máximo en el Salado llegó a 7,32 m. el domingo 28 de junio y se da cuenta que fueron tres las zonas de nuestra Ciudad que se vieron afectadas por las aguas. La primera de ellas fue en la zona de la Vecinal Gral. Paz; el segundo lugar donde se debieron también desplegar esfuerzos importantes fue en la costanera santotomesina por las filtraciones que se iban produciendo. La tercera de ellas fue la zona de la Vecinal El Chaparral que no presentó tantos problemas como las anteriores.

En estos trabajos se unieron distintas entidades como defensa Civil, el municipio, la provincia, las entidades intermedias, personal contratado y voluntarios. Se aunaron esfuerzos para una vigilancia permanente en los distintos sectores y poder adoptar los recaudos pertinentes. Pero llegó un momento que muchos recuerdan, aquella mitad de mañana del sábado 20 cuando debido a una filtración subterránea se produjo un peligro de derrumbe de la defensa frente al Camping municipal. Así durante la tarde y noche se produjo un hecho de real relevancia en la comunidad para luchar todos en esta defensa que afectaría a unas 2.700 personas. Hombres y mujeres de todas las edades, caminaban la defensa con sus bolsas de arena y brindándose totalmente para la salvaguarda de la comunidad. El trabajo fue arduo y continuado, compartido por autoridades y hombres y mujeres anónimos y más conocidas, instituciones, medios de comunicación...  que concurrieron presurosos para subsanar la emergencia. Según referencias fueron más de mil...

Allí, en esta ocasión nace una de las entidades de servicio de nuestro medio, como lo es Cruz Naranja, que a raíz de estas actitudes solidarias decidieron convocarse para la formación de una Institución permanente que se brinda en distintos servicios a la sociedad. También en esta oportunidad en un momento se recibió la visita del entonces Gobernador Carlos Reutemann quien se acercó a los lugares en que se luchaba fuerte contra las aguas, tratando de mantener y conservar las defensas construidas.

Verdaderamente el agua había llegado muy cerca de la ciudad y algunas calles y sectores la tuvieron muy presente durante un tiempo; algunas casas también la recibieron en las zonas más bajas;  la vigilia se alargaba y el esfuerzo debía ser sostenido pero se pudieron sobrellevar estos momentos difíciles.

DEFENSAS 1994.
En abril se iniciaban las obras de elevación de las defensas existentes y la construcción de otras en un plan integral ejecutado por el Gobierno de la Provincia con un préstamo del Banco Mundial; Santo Tomé estaba dentro de este proyecto integral cuyo estudio y ejecución estaría a cargo de organismos provinciales. El año siguiente se seguía trabajando en estas obras, aunque no se reflejaba mucho su desarrollo en las páginas de los medios periodísticos, tal vez preocupados con otras urgencias.

La obra santotomesina estaría estimada de un costo de 857.000 dólares que incluyen refuerzos de terraplenes, reconstrucción casabombas, compuertas de ambos sectores, etc.

AÑO 1998.
En mayo ya había pasado el pico de la creciente con una altura de 7,09 m.  la preocupación manifiesta en esta circunstancia es el temor de lluvias importantes que dificulten el desagote de las aguas y provoque problemas. Debido a la altura de las defensas no han existido problemas, aunque ello no significó mantener la prevención a través fundamentalmente de la Junta de Defensa Civil. Sólo quedó para reponer al producirse la bajante del río algunos deterioros en el tablestacado y las defensas para prevenir acciones futuras. Así también se anunciaba por la oficina correspondiente el arreglo del mirador en el sector del balneario que se había caído y el espacio del anfiteatro en donde se demolía la construcción que ocupaba Policía Municipal –antigua sede del Yacht Club- y otras reposiciones.

De esta manera hemos señalado algunas de las principales inundaciones que debió soportar la Ciudad y los momentos de las principales obras realizadas para contener el avance las aguas. Por ahora son simplemente algunos apuntes para tratar de reunir los datos y las referencias que los medios periodísticos y los periódicos han testimoniado en sus diversas ocasiones.

Naturalmente que quedan pendientes para otras oportunidades aspectos tan significativos como estos hechos; serán motivo para diversas intervenciones, ya que esto posibilita apuntar algunas líneas para marcar la relación de la localidad con el río Salado y las distintas situaciones que sus desbordes propios o por derivación del Paraná provocan en sus tierras y en su gente.

AÑO 2003
Inundación del Salado: causas naturales y antrópicas
Se presentó un informe técnico. Expertos de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas de la Universidad Nacional del Litoral analizaron las causas que llevaron al desborde más importante en la historia del río Salado. El documento fue aprobado por unanimidad por el Consejo Directivo de la Facultad.
Prensa UNL - 21/01/2004

"Falta de datos, inexistencia de programas de monitoreo, obras inconclusas, carencias de regulaciones, falta de control y de planes de contingencia, no son más que el crudo reflejo de políticas del Estado que no priorizan adecuadamente los recursos o lo hacen desde una mirada alejada de las necesidades de la gente". Así concluye el trabajo La crecida extraordinaria del río Salado: causas naturales y antrópicas que provocaron la inundación de la ciudad de Santa Fe, elaborado por un grupo de expertos de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas (FICH) de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y aprobado por unanimidad por el Consejo Directivo de dicha Facultad.
Los investigadores señalan que "la crecida del río Salado se originó por la ocurrencia de intensas precipitaciones sobre su cuenca baja, ocurridas principalmente entre los días 22 y 24 de abril del corriente año", cuando un sistema frontal caliente semiestacionario se ubicó en el centro del litoral argentino.
El pico de la primera onda de crecida se registró en la escala hidrométrica de Santo Tomé (Fuente: INALI) el día 12/03/03, con una altura de 5.42 metros . En tanto, los efectos de la segunda onda de crecida se comenzaron a manifestar a partir del 23/04/03 ( 4,76 metros ) en la escala de Santo Tomé, alcanzando el pico en esta estación el 30/04/03 ( 6,28 metros ). Si los datos de lluvias y niveles se comparan, se puede observar que el tiempo de retardo comprendido desde el final de la lluvia intensa (24/04) y la llegada del pico a Santa Fe (30/04) fue de seis días.
"El caudal aforado el 30/04 en la sección del viaducto ferroviario ubicado entre la Autopista Santa Fe-Rosario y el Puente Carretero Santa Fe-Santo Tomé fue de 3.100 m3/s, correspondiente a una altura de 6.37 metros en el hidrómetro del INALI. Este valor no incluye los caudales que desbordaron por la margen izquierda del río Salado en los siguientes lugares: a) inmediatamente aguas arriba de la ruta Prov. N° 70, que inundaron la localidad de Recreo e inmediaciones; y b) en la zona del Hipódromo Las Flores, que inundaron la zona oeste y parte del centro sur de la ciudad de Santa Fe", indica el trabajo.
La defensa, la entrada del agua
La incompleta construcción de la defensa oeste de la ciudad, la insuficiente luz en el puente de la Autopista Santa Fe-Rosario, cambios en el uso de la tierra e intervenciones a nivel de cuenca y la falta de una serie de medidas no estructurales fueron -según el informe de la FICH- las principales causas antrópicas que potenciaron los efectos de la creciente.
La defensa oeste de la ciudad (Tramos 1 y 2) se desarrolla desde el puente carretero Santa Fe-Santo Tomé al sur hasta proximidades de la calle Gorostiaga (Hipódromo Las Flores) al norte, con una cota de coronamiento de 17.50 metros IGM. A partir de allí, el terraplén finaliza abruptamente en un cierre provisorio situado en el cordón sur de la calle Gorostiaga.
"Construido el Tramo 2, quedó pendiente de ejecución el Acceso Norte de la Avenida de Circunvalación Oeste (Tramo 3), desde el hipódromo hacia el norte. Dicho tramo cuenta con un anteproyecto avanzado (trabajo realizado por una empresa consultora de Paraná para la Dirección Provincial de Vialidad de la provincia Santa Fe) desde el año 2001. Se trata de una obra de aproximadamente 20 km de longitud. En su inicio, en el sector del Hipódromo, el anteproyecto contempla de un terraplén de defensa de aproximadamente 2.600 metros de longitud, con cota de coronamiento de 17,75 m IGM, y características -desde el punto de vista hidráulico y vial- similares a las de los Tramos 1 y 2. Luego continúa la traza de la Avenida de Circunvalación Oeste hasta su encuentro con la Ruta Nacional N° 11, al norte de la localidad de Recreo", agrega el informe.
El nivel pico del río en las proximidades del hipódromo fue de 16.80 metros IGM, por lo que la defensa existente (Tramos 1 y 2) no fue superada por el nivel de las aguas. Sin embargo -dice el trabajo-, "en el sector donde se ubica el cierre provisorio del Tramo 2 se produjo el ingreso del agua al área urbana en la madrugada del lunes 28 de abril".
A partir de allí, la historia es conocida: una vez que el agua invadió la zona oeste de la ciudad por su extremo norte se condujo hacia el sur siguiendo la pendiente natural, encerrada por el terraplén de defensa por el oeste y cotas de terreno más elevadas por el este.
A su vez, "la defensa oeste y la Av. de Circunvalación Mar Argentino por el sur actuaron como barreras, ya que retuvieron el agua dentro del área urbana". Tanto, que el agua interna en la zona suroeste de la ciudad alcanzó un nivel 2.50 m superior al nivel del río, de acuerdo a lo que indica el informe.
Las brechas que se abrieron el miércoles 30 en la defensa oeste y en la Av. Mar Argentino al sur descomprimieron parcialmente la situación al permitir la descarga de caudales desde el interior del área urbana hacia el río Salado y hacia el Canal de Derivación Sur.
Otras causas antrópicas
Según describen los especialistas, en 1998 la empresa AUFE (concesionaria de la Autopista Santa Fe-Rosario) encomendó al INA-CRL un estudio hidrológico/hidráulico del puente sobre el río Salado. En esa oportunidad, se recomendó la ampliación del puente en dos variantes de 300 y 400 metros , con el objeto de disminuir los efectos de erosión y de sobreelevación de los niveles de aguas arriba que provoca su actual diseño.

Dicho puente tiene una luz de 155 metros , lo que representa tan sólo el 8% del ancho del valle aluvial ( 2000 metros ) en esa sección. Con la crecida del río, "se originó una sobreelevación del nivel de agua y un efecto de remanso hacia aguas arriba. El desnivel máximo medido entre aguas arriba y aguas abajo del puente fue de unos 0.80 metros . El efecto del remanso influyó en el desborde en la zona del hipódromo, ubicado a unos 2.400 metros aguas arriba del puente", detalla el informe.
"La concreción de esta ampliación del puente, sumado al cierre de la defensa oeste, hubieran disminuido sensiblemente el riesgo de inundación de las áreas urbanas protegidas por dicha defensa", indica el escrito.
Fenómeno previsible
* Zonas de riesgo. El sector oeste de la ciudad, principal afectado en esta inundación, es una zona con riesgo de inundación que ha sido urbanizada, como ocurrió con varias ciudades y pueblos de la región litoral. Un estudio realizado a comienzos de la década de los 90 para el Gobierno de Santa Fe, con subsidio del Consejo Federal de Inversiones (Instituto Nacional de Ciencia y Técnica Hídricas, 1992. Delimitación de Áreas de Riesgo Hídrico en Santa Fe - Sistema Paraná y Sistema Salado), puso de manifiesto esta situación. En dicho estudio se delimitaron áreas inundables en la ciudad de Santa Fe que, en el caso de la crecida de recurrencia 100 años (equivalente a una probabilidad anual del 1% de ser superado), se correspondieron adecuadamente con lo verificado en esta inundación.
* Pronóstico inexistente. Dice el informe: "Si bien no se contó con un pronóstico a tiempo real, en marzo de 2003 el Sistema de Alerta Hidrológico de la Cuenca del Plata, dependiente del INA, formulaba una alerta temprana que advertía sobre posibles situaciones de riesgo hídrico sobre la cuenca del Salado".
* Conocimiento público. "Las cuantiosas lluvias ocurridas y el avance de la onda de crecida por la cuenca baja eran de conocimiento público, dando lugar a la superación de varias rutas provinciales arriba de la ciudad de Santa Fe, incluyendo el colapso de puentes y el anegamiento de vastas extensiones rurales".
Medidas no estructurales que faltaron
* Un sistema de alerta hidrometeorológico, que hubiera permitido obtener información en tiempo real y pronosticar la evolución de la crecida del río Salado en la ciudad de Santa Fe, para tomar medidas en consecuencia.
* Una regulación del uso del suelo en áreas inundables, que hubiera impedido o restringido en las áreas urbanas la construcción de viviendas de uso permanente y edificios de importancia estratégica en áreas con alto riesgo de inundación. En tanto, en los sectores agrícolas la regulación hubiera contribuido a un mejor ordenamiento hídrico de la cuenca y, como consecuencia de ello, a limitar el incremento del escurrimiento superficial.
* Un plan de contingencia, que hubiera permitido la evacuación ordenada de la población afectada antes del desastre y disponer de acciones, debidamente organizadas, de asistencia durante y después del fenómeno.