» Adelina Este        » Los Hornos  
   » Adelina Oeste       » Loyola  
  » Alianza       » Luz y Fuerza  
  » Belgrano
      » Monseñor Zazpe  
  » Dos Rutas       » Piagentini  
  » El Chaparral       » Sargento Cabral  
  » Fonavi       » San Martín  
  » General Paz       » Villa Libertad  
  » Huertas de Luján       » Urbe  
  » Iriondo       » 12 de Setiembre  
  » Las Vegas         

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 








 

SIMÓN DE IRIONDO     

Se denomina así por Decreto Provincial del 28 de octubre de 1936 al cumplirse el Centenario del nacimiento del mencionado Gobernador santafesino que los santotomesinos recuerdan por haber firmado el Decreto de reconocimiento como Pueblo de este paraje. Antes se llamaba "CENTRAL ARGENTINO" POR LA Estación DE FERROCARRIL ASENTADA EN EL LUGAR.
“Santo Tomé comenzaba a levantarse, erguida en sus nobles aspiraciones, para concretar algunas iniciativas que dormían a veces el sueño eterno del olvido, ya sea por la apatía de algunos funcionarios o por el descreimiento de sus vecinos.  Este agitar de proyectos se concreta en el barrio actualmente denominado “Simón de Iriondo”, conocido en ese entonces por “Central Argentino” y gestora de todos esos movimientos la Vecinal “Progresos Urbanos”... Así se refería a lo que pasaba en 1936 en el mencionado asentamiento el escritor Emilio Haas, quien vivió mucho tiempo en dicho lugar.
Precisamente en aquel momento se cumplía el Centenario del nacimiento de Don Simón de Iriondo, aquel Gobernador santafesino que le había brindado el reconocimiento como un pueblo a este paraje de Santo Tomé. Fue entonces que la Vecinal que antes nombrábamos, “Progresos Urbanos”, motor de muchas iniciativas para la comunidad, solicitó la designación de dicho barrio con el nombre del gobernante. Fue aceptada la propuesta y el Superior Gobierno de la Provincia por medio de un Decreto de octubre de 1936 impone tal denominación; así se cambiaba la anterior producto de la voz popular “Central Argentino”, haciendo referencia a la estación del Ferrocarril que fue el inicio del agrupamiento de vecinos en torno a ella.
Tuvo también un acto de homenaje por tal motivo al que asistieron altas autoridades provinciales y locales junto a los vecinos del lugar. Dentro de dicho programa, estuvieron también las palabras de quien antes aludíamos como autor de esa crónica, Don Emilio Haas, en representación de la Vecinal, quien refiere ese momento tan especial de esta manera: “...Es de imaginar entonces, su estado de ánimo en ese momento, el de tener que hablar en público y ante las autoridades provinciales presentes en el acto. Un día sereno y apacible se presentó, sin embargo la hoja de papel en sus manos temblaba como una hoja sacudida por el viento, tenía la impresión de que las palabras se diluían sin que nadie las entendiera. Cuando terminó, gruesas lágrimas corrían por sus mejillas y comenzaron los abrazos y felicitaciones de los circunstantes...” Así nos refería ese momento particular de brindar un homenaje a una persona tan importante para los santotomesinos. Era un hecho importante también porque dicho barrio se constituirá en uno de los pocos que cuenta con su denominación oficial dentro de la Ciudad hasta el día de hoy, aunque sus límites puedan haber variado.

Así queríamos hoy hacer referencia a este barrio, el más antiguo de Santo Tomé, ya que se constituyó en el segundo asentamiento de personas, después del primero de ellos junto al río, base del Pueblo. Al principio tal vez quedaba alejado del centro, donde se realizaban las kermesses o los bailes de Arnold pero asimismo era un espacio que al decir de  los jóvenes de otros tiempos costaba franquear la vía del ferrocarril de noche, porque sus habitantes eran celosos de sus actividades y de sus diversiones. Asimismo se hacen comentarios de distintos hechos que se concretaban en ese lugar, desde deportivos, sociales o culturales. Poseían un representante en las carreras de Ford T, don Humberto Romagnoli. Eran tiempos de herreros, almacenes de Ramos Generales tradicionales en el lugar, trabajos en la estación del ferrocarril, calles de tierra con ruidos de viejos carruajes y tantos otras cosas como se puede todavía  escuchar de los viejos vecinos del barrio. Todavía quedan testimonios en viejas casonas que rememoran en el presente otras historias...

EL FERROCARRIL
En 1885 se había habilitado en forma directa la línea del ferrocarril Santa Fe-Esperanza; con ello se iniciaba ese afán de llenar de vías el territorio provincial en la búsqueda de un más rápido traslado de los productos de la tierra; su trazado no siempre obedeció a intereses de las pequeñas comunidades en formación. Precisamente este medio de transporte unió colonias de distintas partes de la provincia y al mismo tiempo fue la vía eficaz de comunicación.                          
Pero para Santo Tomé no fue beneficioso este hecho ya que lo dejaba de lado y condenaba a muerte a su puerto; éste que había tenido momentos de singular relevancia, poco a poco fue abandonando ese movimiento intenso del ayer para ir paralizándose.

El FERROCARRIL CENTRAL ARGENTINO, que ahora nos ocupa, en su tramo Yrigoyen a Santo Tomé fue abierta al público efectivamente en 1890 y el nombre de la Compañía era:  Ferrocarril de Buenos Aires y Rosario.
Posteriormente el tramo Santo Tomé -Santa Fe tuvo su apertura efectiva al tránsito en setiembre de 1892.
El edificio de la Estación de dicho Ferrocarril data según se encuentra grabado en su construcción, en 1889. Edificación que fue punto aglutinante para la radicación de vecinos en el lugar; gente que trabajaba para el ferrocarril en diversas actividades y que fue poblando el lugar; ese asentamiento llevará primeramente el nombre del Ferrocarril “Central Argentino hasta que en 1936 se le denominó oficialmente como Simón de Iriondo. Luego se le sumarán la Escuela, instituciones deportivas y así crecerá con el tiempo.
 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BARRIO SAN MARTÍN

Por Resolución comunal del 16 de octubre de 1952 a pedido de los vecinos del lugar y de su reciente vecinal. Antes se lo reconocía como "Los Polacos" por la residencia en el lugar de extranjeros de dicha procedencia. Hoy también se lo conoce como el Barrio del Tanque, pues en ese barrio estás ubicado el tanque que provee de agua a la ciudad.
Ya en 1943 la Sociedad "Progresos Urbanos", una vecinal de aquellos tiempos, solicitaba a la Comisión de Fomento la imposición del nombre de "Barrio Gral. D. José de San Martín" al entonces popularmente llamado "Barrio Los Polacos".  El 1º de setiembre la Comuna respondía a la petición comunicándoles a los peticionantes que no tenía atribuciones para imponer nombres, aunque le resulta "muy simpático” la designación propuesta.
Ese espacio llevaba esa designación espontánea para indicar la preferente residencia en dicho lugar de obreros de tal país de origen; ellos –según algunos- eran los que trabajaban en las obras del  actual puente carretero que se construyera a cargo de la empresa Gruen y Bilginger entre los años 1937 y 1939 o en otras obras similares.
El 21 de mayo de 1949 la Unión Vecinal reitera el pedido antes señalado con motivo de conmemorarse el año siguiente el centenario de la Muerte de San Martín. Dicha solicitud, entonces,  está dirigida a la Gobernación de la Provincia. Luego en 1951 se efectúa otra gestión en tal sentido como así también en el año siguiente. Pero no se obtiene respuesta inmediata.
Se funda pues la Vecinal con dicho nombre el 5 de octubre de 1952 y el 15 de dicho mes se reanudan las tramitaciones con nota a la Comisión de Fomento sobre el cambio de denominación a dicho barrio. Ahora sí, por resolución comunal del 16 de octubre de 1952 se le impone el nombre de GRAL. D. JOSE DE SAN MARTIN estableciendo su jurisdicción. La misma demarcaba el ámbito desde calle San Martín hasta las vías del ferrocarril Belgrano; por ellas hasta la Ruta 19, por ésta a Avda. Luján, 25 de mayo y San Martín.
También en esa misma época se da cuenta de la inauguración de un monolito recordativo en la esquina de las calles Rivadavia y 7 de marzo el 17 de agosto de 1953 comuna forma oficial de hacer efectiva la disposición antes mencionada.

Ya en 1943 la Sociedad "Progresos Urbanos", una vecinal de aquellos tiempos, solicitaba a la Comisión de Fomento la imposición del nombre de "Barrio Gral. D. José de San Martín" al entonces popularmente llamado "Barrio Los Polacos".  El 1º de setiembre la Comuna respondía a la petición comunicándoles a los peticionantes que no tenía atribuciones para imponer nombres, aunque le resulta "muy simpático” la designación propuesta.
Ese espacio llevaba esa designación espontánea para indicar la preferente residencia en dicho lugar de obreros de tal país de origen; ellos –según algunos- eran los que trabajaban en las obras del  actual puente carretero que se construyera a cargo de la empresa Gruen y Bilginger entre los años 1937 y 1939 o en otras obras similares.
El 21 de mayo de 1949 la Unión Vecinal reitera el pedido antes señalado con motivo de conmemorarse el año siguiente el centenario de la Muerte de San Martín. Dicha solicitud, entonces,  está dirigida a la Gobernación de la Provincia. Luego en 1951 se efectúa otra gestión en tal sentido como así también en el año siguiente. Pero no se obtiene respuesta inmediata.
Se funda pues la Vecinal con dicho nombre el 5 de octubre de 1952 y el 15 de dicho mes se reanudan las tramitaciones con nota a la Comisión de Fomento sobre el cambio de denominación a dicho barrio. Ahora sí, por resolución comunal del 16 de octubre de 1952 se le impone el nombre de GRAL. D. JOSE DE SAN MARTIN estableciendo su jurisdicción. La misma demarcaba el ámbito desde calle San Martín hasta las vías del ferrocarril Belgrano; por ellas hasta la Ruta 19, por ésta a Avda. Luján, 25 de mayo y San Martín.
También en esa misma época se da cuenta de la inauguración de un monolito recordativo en la esquina de las calles Rivadavia y 7 de marzo el 17 de agosto de 1953 como una forma oficial de hacer efectiva la disposición antes mencionada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BARRIO BELGRANO   

Por Resolución comunal del 13 de junio de 1954 y a pedido de la entonces vecinal zona sud-este. Luego en 1968 se inaugura la Plaza que lleva también dicho nombre. Sus límites coinciden en la actualidad con la jurisdicción de la Vecinal 7 de marzo.
Hoy muchos lo denominan “Barrio 7 de marzo”, haciendo asociación con el nombre de la Sociedad Vecinal de la zona. Pero nos estamos ocupando de este asentamiento que se une a los pocos que en la Ciudad cuentan con una designación oficial.
Efectivamente se le impuso esta denominación de “Barrio Gral. Manuel Belgrano” en la sesión de la Comisión de Fomento del 13 de junio de 1954. Se respondía de esta manera a un pedido elevado por la entonces Vecinal  Zona Sud-este que comprendía dicho lugar.
Allí se establecían los límites del mismo comprendido entre las Avdas 7 de marzo y Luján, Hernandarias y Río Salado.

Ahora bien, dentro de este radio se inaugura el 7 de marzo de 1968 la Plaza y parque de diversiones que llevará también el nombre del Creador de nuestra bandera. Su demarcación estaba dada por las calles: Gaboto, Libertad, Juan de Garay e Iriondo. Unos árboles pequeños, algunos arreglos del lugar, juegos para los pequeños, una iluminación un poco especial y algunas cosas más, daban marco a aquel día de inauguración.

Un poco más adelante, unos meses nada más, y precisamente en setiembre recién se incorporará a la fisonomía de la plaza el busto del Gral. Belgrano, presente por un gesto de donación de la Vecinal del lugar. El momento también fue propicio para la concreción de un acto popular en donde estuvieron fundamentalmente los vecinos del lugar. Todavía no estaba suficientemente poblado como en el presente; es que hacía poco tiempo que el lugar comenzaba a tener una mayor densidad de población

Hoy la Vecinal 7 de marzo fundada el 24 de julio de 1960 tiene su sede propia en un local cercano a este espacio verde y posee iguales límites que los establecidos para el barrio.
En 1969 se creaba en esa zona la Parroquia Sagrada Familia que al año siguiente ya comenzaba a abrir los cimientos de su futuro Templo, precisamente sobre calle Gaboto frente a la mencionada Plaza.
Entre 1972 y 1973, en sus cercanías sobre calle Libertad entre Gaboto y Colón se construirá un Plan VEA de viviendas con destino prioritario para personal jerarquizado de la Fábrica Fiat instalada en ese tiempo en el Parque Industrial de Sauce Viejo. Esto contribuyó a un más rápido poblamiento de dicho sector de la ciudad.
Una zona de nuestra Ciudad que comenzó a contar con una mayor densidad de población en la década del 60. Hoy se cuentan distintas instituciones culturales, deportivas, educacionales, sociales, comunitarias, y otras más que hablan del acentuado crecimiento en estos casi 40 años últimos.

Un 9 de abril de 1816...

LOS HECHOS
Ese día en tierras de Santo Tomé se concretaba un hecho realmente significativo de trascendencia nacional. En efecto en el viejo Oratorio de la Estanzuela se daba por terminada una lucha entre las fuerzas de Buenos Aires y las del Litoral con la firma de un Tratado de Paz.
¿Cómo se llegaba a esto? Se presentaban dos inquietudes; por un lado la del Directorio con su política centralista y el federalismo encarnado fundamentalmente en Artigas buscando su autonomía de dicho poder. Por ello las fuerzas de Viamonte y sus enviados llegan muchas veces a Santa Fe, allá por 1815. Se producen pues cruentos enfrentamientos con alternadas ocupaciones  de la ciudad capital.

Por ello el paraje saladeño asiste a un intenso transitar de soldados y paisanos que defienden su tierra. Algunos añosos ombúes y algarrobos absortos, pobres viviendas que quedan vacías, carretas que se detienen en su diario trajinar... Tal es el paisaje de este paso santotomesino, que muy cerca de las vivencias santafesinas vive ahora las alternativas difíciles de esta guerra civil.
Así el 5 de abril de 1816 llega a este lugar desde Buenos Aires, el Coronel Eustoquio Díaz Vélez para realizar las tratativas con el gobernador Mariano Vera y con los jefes orientales, en conformidad con el encargo del general Manuel Belgrano, Jefe del Ejército de Observación y de esta manera acordar la paz.
Por ello, unos días más tarde, el 9 de abril los viejos muros de la Capilla de Santo Tomé son testigos de la firma de este Tratado de Paz entre Díaz Vélez, representando a las tropas de Buenos Aires y Cosme Maciel, por las fuerzas santafesinas.
Lamentablemente lo concertado no fue duradero ya que debía ser aprobado por sus representados: el gobierno de Buenos Aires, el de Santa Fe y Artigas el protector oriental del Litoral. Ello no sucedió. No obstante significó un importante antecedente y paso primordial en la búsqueda de la autonomía santafesina. Lo móviles personales y las tendencias del momento estuvieron alejadas de la letra firmada en este pequeño paraje en donde se expresaban  “los más sinceros deseos de paz y verdadera unión... para cortar de raíz la guerra civil...”

EL LUGAR       
Esta vieja construcción de adobe, estaba emplazada en una manzana cercana a la hoy Plaza Belgrano. Era lo que por entonces había quedado de la Estanzuela de los primeros tiempos de este paraje; hace casi cuarenta años estaba señalizado como “lugar histórico nacional”. Esta manzana está delimitada por las calles Gaboto, Belgrano, Derqui y Libertad y hoy pasa desapercibida porque está construida como sus similares santotomesinas. 
Queda solamente la anécdota que dicho espacio perteneció al reconocido maestro santafesino Prof. Marcelino Martinez, que vivía en nuestra Ciudad. El con conocimiento pleno de estos hechos había donado el predio para que se conservara como referencia histórica. Pero los costos de las obras de pavimento, algún problema administrativo o tal vez desacuerdos en la consideración del tema, hicieron que se revocara tal donación. Así fue que tal espacio se perdió en la maraña del crecimiento urbano de la Ciudad.
Sólo nos queda en este momento el recuerdo de esta fecha relevante dentro de la historia nacional y de un hecho ocurrido en estas tierras santotomesinas. Lamentablemente no se ha sabido valorar oportunamente la preservación de un sitio con estas características dentro de nuestra memoria comunitaria.

SEGUNDO PUENTE CON SANTA FE.
Desde 1906 se habilita el puente de hierro. El mismo que era levadizo sobre el río Salado para posibilitar el paso de los barcos; en estas ocasiones se detenía el tránsito de carruajes y primeros vehículos automotores, autos o pequeños camiones. El mismo obviamente no era tan intenso como hoy y permitía realizar las operaciones de levantar el tramo móvil. En épocas de crecientes y lluvias el terraplén que comunicaba los puentes se tornaba dificultoso para el tránsito.
Estaba ubicado casi en forma paralela al puente carretero actual pero teniendo la misma entrada en la hoy Avda. 7 de marzo. Restos del terraplén que unía el recorrido se puede observar al costado izquierdo del actual al ir a Santa Fe.
Al necesitarse un medio más seguro y que responda al tránsito que se iba acrecentando se decide la construcción de una nueva vía de comunicación Santo Tomé-Santa Fe. Ella será el actual puente carretero construido entre los años 1937 a 1939.
Este puente de hierro prestó servicios por tanto hasta 1939, desarmándose las estructuras de hierro que tuvieran una nueva ubicación en la Provincia de Entre Ríos.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BARRIO GENERAL PAZ

Por resolución comunal del 6 de abril de 1955 a pedido de la Vecinal homónima. Recientemente se reorganizó la representación vecinal retomando ese antiguo nombre del lugar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BARRIO MONSEÑOR ZAZPE

Su denominación.

El espacio urbano que lleva el nombre de “Mons. Vicente Zazpe” es aquel que está delimitado por la calles Alberdi al norte y Fermín Laprade al sur y la calle Hipólito Yrigoyen que corre de norte a sur y a sus ambos lados se levanta el complejo habitacional que se erigiera en el lugar.
A este sitio se le ha impuesto oficialmente esa denominación. La iniciativa correspondió al bloque de la UCR que en 1988 presentara un proyecto para su designación cuando aún el conjunto de viviendas se estaba construyendo. De esta manera por Ordenanza nº 1409 del 12 de julio de aquel año se le impuso el nombre del prestigioso Arzobispo santafesino.

El nombre.
Vicente Faustino Zazpe
nació en Buenos Aires en 1920; se hizo sacerdote ejerciendo su ministerio en los barrios porteños hasta que en el año 1961 es designado para inaugurar la diócesis de Rafaela constituyéndose en su primer Obispo. Luego es nombrado en la Arquidiócesis de Santa Fe en 1969 para suceder a Mons. Nicolás Fasolino. Este cargo ocupa hasta su muerte el 24 de enero de 1984 cuando contaba con 64 años.

Amén de su dilatada y apreciada trayectoria como titular de la Iglesia de Santa Fe, su acción comprometida y su palabra orientadora es siempre recordada por su simpleza, claridad y firmeza en tiempos difíciles de nuestro país. Una postura comprometida con la sociedad hace que su figura sea recordada y valorada no sólo por los católicos sino por toda una sociedad.

La construcción del complejo.
En este predio se fue levantando este complejo habitacional de 375 viviendas según Plan FONAVI. Mientras esto ocurría en el mes de noviembre de 1989 se llevará a cabo un acto en la intersección de las calles Alberdi e H.Yrigoyen. En aquel momento autoridades provinciales de Vivienda hacen entrega al presidente de la Unión de Vecinales Eduardo F. Re cuatro viviendas para la instalación de la futura subcomisaría 9º.

La subcomisaría 9º.
El proyecto de este organismo había sido presentado por la Unión de Vecinales en 1988 en forma conjunta con el Centro Comercial, el Centro de Jubilados y Pensionados y el Concejo Municipal. La zona que estaría bajo su jurisdicción sería Alberdi, Tomás Lubary, el río Salado y el límite Oeste de la Ciudad.
Las viviendas entregadas necesitaban una adecuación para su nueva función y se procede a su inauguración oficial con la presencia de autoridades provinciales policiales y de la Ciudad, el 7 de marzo de 1990 quedando bajo la conducción del Comisario José L. Romero.

El complejo habitacional.

La construcción avanza ya que en mayo de 1990 se realiza la inspección de 260 viviendas ya concluidas.
De esta manera se convocará para la inauguración de este Plan con la entrega primeramente de 208 unidades el 17 de julio de 1990. Presidió el acto el Gobernador de la Provincia, Félix Reviglio quien con otras autoridades provinciales y municipales procedieron, luego de las palabras alusivas al acontecimiento, al corte simbólico de cintas y a la entrega de las llaves y documentación a los nuevos propietarios.
Con posterioridad se completará la entrega de la totalidad de las viviendas programadas y el barrio comenzará a adquirir su propia fisonomía e identidad.

El consorcio.
Una muestra del nucleamiento de los vecinos por los problemas comunes que fueran surgiendo en el barrio es la formación de un consorcio que se abocará a la consideración y gestión de sus posibles soluciones. Esto se concretó en diciembre de 1992 y su primer Presidente será Miguel Rabellino. Las crónicas periodísticas hacen referencia a su accionar dentro de la sociedad.

La Escuela nº 1356 “Mons. Vicente Zazpe”.
En un espacio destinado a tal fin, en calle H. Yrigoyen al 3900, se comenzó a instalar este nuevo establecimiento educacional para la localidad respondiendo a la necesidad de crecimiento demográfico de la zona.
Había sido creado con el nº 1356 por Decreto nº 0343 del 6 de marzo de 1995 y fue habilitada el 5 de abril de dicho año con una matrícula inicial de 270 alumnos.
El edificio fue construido por el Superior Gobierno Provincial según convenio Plan SVOA BID. Se procedió a la inauguración oficial el 1º de agosto de 1995 con la presencia de autoridades provinciales y municipales presididas por el Sr. Gobernador Carlos A. Reutemann quienes hicieron uso de la palabra para referirse a este hecho y dejaron habilitadas las nuevas instalaciones para esta institución.
Será su directora organizadora la Sra. Dora Burtovoy de Chemes y presidenta de la primera Cooperadora la Sra. María de Crenz.
En la oportunidad también recibirá su nominación que según las referencias del momento se procedió a una consulta entre los alumnos, padres y docentes quienes sugirieron imponerle el mismo nombre del Barrio “Mons.Vicente Zazpe” como “reconocimiento a su abnegada acción social por todos”.

Crecimiento de la Escuela.
Con el correr del tiempo la Institución fue creciendo debiendo brindar sus servicios educativos a una población escolar cada vez más numerosa. Por ello en menos de una década ya tiene una matrícula de 650 alumnos.
Por otro lado debió incorporar con la implementación de la Ley Federal de Educación y respondiendo a las necesidades de la zona, el Ciclo completo de la EGB 3, es decir 8º y 9º año.
Más recientemente se ha sumado los años del Ciclo Polimodal con la presencia en el lugar de una parte de la escuela Técnica nº 614 “Enrique Muzzio”.
Asimismo ya había incorporado también un espacio dentro de su estructura para la Educación inicial que también aglutina una importante población escolar.
De esta manera el establecimiento fue desarrollando una intensa labor educativa y cultural dentro de la población del lugar con el apoyo de la gente y las instituciones del medio que fueron posibilitando el crecimiento y las adecuaciones pertinentes al crecimiento.

El pavimento de calle Alberdi.
Una de las calles de acceso al Barrio en el presente año ha tenido su inauguración. La misma le posibilita una conexión con otros barrios y la salida hacia Santa Fe o hacia la Avda. Luján y otros destinos.
De esta forma y junto a los demás complejos habitacionales que se fueron levantando a su alrededor la zona sur del éjido urbano santotomesino fue completando su tramado hasta la Avda. Riccheri. Otrora dicho espacio lo conformaban distintos campos con quintas u otros usos del suelo, con un paisaje muy diverso al actual en donde se ha puesto de manifiesto la explosión demográfica que Santo Tomé detenta en sus últimas décadas.

Prof. Ernesto A. Grenon


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BARRIO ADELINA ESTE  

Villa Adelina Este: Con esta nominación es conocido el lugar en la actualidad y hace referencia a la zona sureste de la Ciudad de Santo Tomé. Su sociedad vecinal tiene como límites jurisdiccionales: Al sur Tomás Lubary, al norte Av. Richeri, al oeste Entre Ríos, al este los bañados del río. Resulta obvio señalar que no siempre coinciden con exactitud la delimitación de la acción de la vecinal con los posibles límites de lo que la gente llama como barrio.

De dónde proviene su nombre ?
Esta designación de “Villa Adelina” tuvo su origen en la realización de un loteo en ese sitio allá por la década del 60. Para ser un poco más precisos se daba en esa oportunidad la posibilidad de adquirir lotes en la llamada “Ciudad industrial La Adelina”. Esto tuvo su origen en lejanos proyectos de realizar una llamada ruta de la costa que uniera la Avda. Mariano Candioti , pasando por los campos que ese entonces tenían los Costa, los Gollán, la vieja “Matilde” y la urbanización Jorge Newbery para unirse finalmente a la Ruta 11; vía de comunicación que estaba planteada como acceso alternativo y paralelo a la mencionada ruta nacional, pasando por las fábricas que en esa década se estaban instalando en el luego llamado parque industrial de Sauce Viejo: Tool Research, DKW, Urvig, etc.

El ayer
Una parte de lo señalado anteriormente era lo que antiguamente se conocía como el paraje “Las Cuatro Bocas”. Esto hacía alusión a ese reunión de la desembocadura del río Salado, del Santa Fe y del arroyo el Negro que daban inicio al Río Coronda. Antiguas propiedades de Comas que luego en el principio de este siglo fueron ocupando y trabajando vecinos que formaron sus chacras en el lugar. Se hacía referencia a  Juan Gasparotti, Gabriel Ferrer, Mariano Candioti, entre otros tantos  que supieron del esforzado trabajo de la tierra, especialmente con la formación de quintas.
Poco a poco las chacras fueron dando lugar al emplazamiento de instituciones que se fueran radicando en el lugar. Allí se construyó la Escuela Primaria nº 166 “Ignacio Crespo” en terrenos donados por la Sra. Amelia Freyre de Irigoyen en 1926; el establecimiento ya estaba funcionando en una quinta de Bartolomé Mascaró desde 1919.
Más tarde en el tiempo se inicia la construcción de los cuarteles en el sector. En 1947 se traslada desde Paraná el Batallón de Pontoneros de Grandes Ríos. Creado dos años antes. Batallón que luego se conocerá como Ingenieros Anfibios.
En 1949 se traslada otro Regimiento que había sido fundado en 1907 en Río Cuarto, Córdoba. La denominación también ha variado en el tiempo y conocida últimamente como Batallón de Ingenieros Construcciones 121 hasta su fusión en 1997 con su similar de Ingenieros 1 Coronel Juan Czetz.
Entre otros hechos muy renombrados en la zona, se puede mencionar la festividad de Santa Rosa de Lima a fines de agosto de cada año;  junto a la imagen que residía en la escuela del lugar se concretaban las celebraciones religiosas y daba lugar además a importantes festejos populares.
Todavía quedan esos recuerdos del ayer con ese camino arenoso que era la Avenidada. Mariano Candioti, con el andar intenso y presuroso de los carruajes que iban por las noches a llevar sus verduras al mercado de Abasto de Santa Fe.
Un espacio de la Ciudad que estuvo mucho tiempo casi con vida propia y un poco alejado de la vida ciudadana de Santo Tomé.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BARRIO ADELINA OESTE

La historia de Villa Luján, es en realidad la historia de la zona suroeste de la ciudad de Santo Tomé, es también la historia del barrio Adelina Oeste, vecinal con la que limita el barrio. Los comienzos del barrio Villa Luján están relacionados a un puñado de primeros propietarios de esas tierras. Entre ellos se destacan los hermanos Efisio, Florindo y Ernesto Preti
En la zona cercana a la Avenida Richeri había solo tres casas, que pertenecían a estos hermanos. Uno de ellos, Efisio Preti, fue presidente comunal de Santo Tomé desde 1922 a 1924. Dos de esas tres casa sobreviven hasta nuestros días gracias los ladrillos de 60 cm de largo que forman sus paredes. La tercera, la ubicada más al oeste estaba donde hoy hay una importante industria de alimentos balanceados.
Para el oeste, había unas cuatro quintas o cinco quintas hasta llegar a los cuarteles del ejército. Lo que marcó la vida de la barriada fue la Ruta Nacional N° 11, antes de la autopista, único vínculo del norte del país y la mesopotamia con la capital federal. Esta ruta se pavimento en los primeros años de la década de 1930 y a partir de ese flujo de tránsito, algunas actividades se desarrollaron.
Uno de los comercios que se instaló en el lugar fue el almacén de ramos generales y despacho de bebidas de Don Juan Mauri. En 1938, Mauri, oriundo de Recreo se trasladó a Santo tomé y le puso nombre a la curva de Avenida Luján y Richieri. La Curva Mauri. Pero de este lugar vamos a hablar después con el heredero de ese mojón popular de Santo Tomé y de la Ruta 11.
Otro de los primeros vecinos fue Ignacio Costa, que era dueño de una estanzuela ubicada al sur de Richieri. El lugar estaba poblado por quintas y algunos hornos de ladrillos. Desde la Curva Mauri hasta "el centro" de Santo Tomé, es decir 7 de Marzo y Luján había como tres kilómetros y unas pocas casas. No había luz y el único transporte era el paso del Rápido o del Tata. Para ir hasta Santo Tomé había que hacerlo en sulky, a caballo o en carro. Poco tenían un Ford T o Ford A para aliviar la caminata. Recién cuando se llegaba a la Plaza Libertad se podía tomar la línea H de colectivo para llegar a Santa Fe. Después, la cosa mejoró con el colectivo de Merlo que pasaba cada hora por el centro de Santo Tomé.
Uno de los primeros en llegar a la zona de Villa Luján también fue Luis Pochón con su familia. Pochón venía de Malabrigo y en los primeros años de la década del 40´ construyo su casa de madera. Por aquel entonces la zona se conocía como "Huertas del Luján". Entre Villa Luján y las Adelinas Este y Oeste, al sur de Santo Tomé se contaban por ese tiempo unas 29 quintas. Entre todas requerían mucha mano de obra, muchos juntadores de maíz y peones golondrinas.
Todo era campo, al principio se loteó una franja y poco a poco, a la vera de la ruta se fue poblando. Años después, en los 60´, Don Luis Pochón abrió las primeras calles con su tractor y la ayuda de Acquafresca arriba de una Champion. Por esos años también llegó la luz a la zona de Richieri y Luján. También se plantaron paraísos y tipas, estos árboles se los puede ver formando una túnel verde en algunas calles que cortan Richieri.
Si bien la escuela 140, en Luján y Alberdi, es la Escuela que está dentro de los límites de la vecinal de Villa Luján, esta escuela está a casi un kilómetro de la Curva Mauri. Más cerca, y más relacionada a la historia del barrio que nos ocupa, esta la escuela N°49 "Agustín Araya". Esta escuela está frente a Purina, al otro lado de la vía, y era donde iban los chicos del sur de Santo Tomé hace más de 50 años. La escuela se fundó en 1936 y al principio tenía dos aulas con tres grados cada una. Como en escuelas de campo de hoy, se dividía el pizarrón, y la misma docente, daba clase para tres grados distintos, al mismo tiempo. El establecimiento se completaba con una cocina y una casa habitación. El terreno para la construcción lo había donado Don Luis Maurig, con G, vecino que aportó también 15.000 ladrillos. Hoy en la escuela 49 funciona un Jardín también, el N° 246, y asisten chicos de Las Vegas, Adelina Oeste, Villa Luján y Las Baleares.
Otros vecinos de Villa Luján que recuerdan los vecinos más viejos eran por ejemplo: Caselli, Passero, Tognolo, Mastronardi, Acquafresca, Ribera y Bapatto. Algunos lugares del barrio son la fábrica de acoplados Bernal o la propia Purina. La asociación vecinal nace en 1951, y mediante un convenio con la Municipalidad de Santo Tomé, funciona en su local de Avenida Luján la biblioteca Sixto Toniollo, nombre que recuerda a un presidente comunal santotomesino.
En este punto podemos hacer una comparación con la ciudad de Santa Fe. La capital de la provincia creció hacia el norte por los límites que le establece el río al sur. Por el contrario, y la ciudad de Santo Tomé creció -y crece- por encima de la tasa media de crecimiento poblacional nacional hacia el sur. Si bien Santo Tomé no tiene una limitante geográfica al norte del casco urbano que limite su expansión, como el sector productivo de la ciudad se desarrolló en el sur, con la DKW primero y la Fiat después, los nuevos santotomesinos hicieron que la ciudad creciera hacia el sur. Esto quiere decir que la historia  de Villa Luján, y del sur de Santo Tomé, todavía se está escribiendo...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BARRIO VILLA LIBERTAD

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BARRIO DOS RUTAS

El cruce entre las rutas 11 y 19 identifica a un barrio de Santo Tomé problematizado por el ingreso y estacionamiento de camiones en su zona residencial.
Límites: Norte con la Av. Ejército Argentino; Sur con Calle Rioja, Este con Av. Luján y Oeste con vías del  F.C. Belgrano
De características muy particulares por su conformación geográfica y residencial, la vecinal Dos Rutas es la más pequeña representación barrial de Santo Tomé. Su jurisdicción constituye una franja de quince cuadras de largo por dos de ancho, y está ubicada en la intersección de Avenida. Luján (ruta 11) y Avenida. Ejército Argentino (ruta 19), lindando al sur con La Rioja y al oeste con las vías del ferrocarril.
El sector situado inmediatamente después de la intersección de las dos rutas nacionales es el más densamente poblado, con construcciones del tipo de departamento, porque la superficie de los terrenos no supera los 10 metros de frente por 15 de fondo.
Hacia el sur, las edificaciones se interrumpen con la planta de la ex cristalería Santo Tomé y grandes terrenos baldíos, para continuar con una tercera división urbanística hasta las vías ferroviarias.
La insistencia permanente de las autoridades barriales ante las autoridades municipales fue mejorando la fisonomía y la prestación de los servicios, y hoy se muestran los habitantes satisfechos con los logros alcanzados. Este sector cuenta con agua corriente, gas, cloacas y está incluido en la futura obra de pavimentación urbana. Un obrador municipal emplazado en el barrio les garantiza a los vecinos el regado de calles, el desmalezamiento y mantenimiento en general.
En cambio el tercer sector vive otro tipo de problemática: además de contar con escasos servicios, los niveles bajos respecto de la ruta 19 y la falta de limpieza de los desagües pluviales provoca inundaciones en épocas de grandes lluvias.
En relación con el transporte de pasajeros, ninguna de las líneas (L y L bis), ingresa al barrio. "La división territorial de las empresas de transporte, o sea la ruta 19, perjudica a los habitantes, ya que no está permitido la invasión de una a la otra. Es un barrio de camioneros existiendo preocupación entre sus vecinos por el peligro que acarrea la circulación de los camiones por las calles del barrio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BARRIO ALIANZA

Este sector de la Ciudad enmarcado por el cruce de las dos rutas nacionales y su extensión hacia el sur posee una conformación  muy diversa ya que sus denominaciones han  variado en el tiempo y se encuentra fraccionado por distintos centros de convocatoria.
La intersección de ruta 11 que pasa por esta localidad y la 19 que nace aquí ha sido en el pasado santotomesino un lugar de mucha actividad de tipo industrial. Precisamente en el sector suroeste de dicho cruce se encontraba emplazada una importante fábrica en la década del 40 llamada G.E.F.A. (grandes establecimientos fabriles argentinos) dedicada a la elaboración de aceite y luego productos alimenticias, continuada en los años 60 con otro establecimiento similar con distinta denominación. Enfrente también se daban  actividades en la firma Marconetti. Más adelante a escasos metros sobre la ruta 19 se instalaría la Bohemia Glass, que luego será Cristalería Santo Tomé.
Su nombre proviene de la denominación del loteo que se llevó a cabo en el lugar, una vez demolidas todas las instalaciones de la Fábrica. Esto ocurría en la década del 70. De ahí también la Vecinal que luego se constituyera tomó la misma designación.
Este predio anteriormente era conocido como el barrio GEFA por la instalación de la fábrica antes mencionada y que significó un trajín importante dentro de la vida santotomesina durante dos décadas.
Pero con anterioridad era la zona del Club Alianza porque dicha entidad nació y tuvo su sede precisamente en esos lugares, La Rioja al 2700.

El Club Alianza: su nacimiento, el nombre, sus colores.
Efectivamente un grupo entusiasta de muchachos de distintas edades de otra época un 5 de mayo de 1939 decidía fundarlo. Una vieja fideería desaparecida de la firma Marconetti nucleaba a muchos de ellos ya que trabajaban en dicha fábrica instalada en La Rioja al 2700. Por ello el nombre que ellos elegirán para denominar de aquí en más a su Institución será ALIANZA. ¿A qué se debía dicha elección? Precisamente era el nombre de una de las harinas con la que ellos diariamente trabajaban en la elaboración de fideos.
Los colores distintivos elegidos fueron el azul y el oro que emulaban pasiones de aquellos cuadros grandes de Buenos Aires. Sus primeras actividades fueron: las bochas, el fútbol y las sociales.
La primera sede
Las instalaciones primeras en donde comenzaron con sus actividades deportivas y sociales se las había cedido Don Miguel Marconetti. El viejo anhelo de sus iniciadores era precisamente adquirirle el predio que ocupaban;  pero esto no pudo concretarse y el club tuvo que irse de ese lugar. Fue entonces que  Don Julio Oleano Giombi les cedió una parte de terrenos de su propiedad y otra se la vendió en comodísimas cuotas; allí se pudo levantar a principios de la década del 50 la sede social y deportiva que buscaban.

Otro centro de atracción:
En las instalaciones que había dejado el Club Alianza con su traslado, se concretó lo que se llamó la “Pista Marí”, potencial ubicación de un futuro club ibizenco, que con los años no se pudo lograr. No obstante ello durante un tiempo fue un lugar muy concurrido por las familias santotomesinas.

El Jardín de Infantes Municipal
En la década del 80 se instala esta entidad educativa de Santo Tomé significando una conformación distinta al barrio.

En la actualidad comprende otro sector más adelante sobre la Ruta 11 donde está el predio ocupado por dicha entidad como Casa propia desde principios de los años 50. Una de las actividades principales fue el fútbol ya que convocaba a una populosa barriada que participaba de este deporte; así la Institución intervino en distintos torneos y campeonatos con diversos resultados pero siempre con la misma pasión y fervor por sus colores; de allí salieron importantes jugadores que luego se destacaran en otros ámbitos provinciales o nacionales. A este deporte se le fueron incorporando con el tiempo otros. Un hecho significativo en el tiempo también fue la vida social y en especial veladas bailables que se destacaron en varios momentos de su largo historial.

Este espacio ciudadano con anterioridad a la llegada de esta entidad, se llamaba comunmente como barrio o villa  Lagrange, ya que la hoy escuela nº 140 “Marcelino Martínez” había iniciado sus actividades en 1924 en un terreno perteneciente a dicha familia. Vulgarmente pues, se la nominaba también así.  

En estos años la zona ha sido densamente poblada por complejos habitacionales, barrios, asentamientos e instituciones diversas, que le dan una fisonomía muy distinta al pasado. Pero podemos apuntar cómo los distintos sectores de la ciudad se van identificando con las distintas actividades que se llevan a cabo en esos lugares. Ello motivará a la variación de las denominaciones de los diversos espacios urbanos, con límites muy variables y compartidos. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HUERTAS DEL LUJAN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LAS VEGAS

El Barrio Las Vegas de Santo Tomé se encuentra al oeste de las vías del FFCC Belgrano, entre la Ruta N°19 y la Curva Richieri. Es un barrio que comenzó con un caserío disperso de vecinos que compraron lotes en una zona rodeada por cavas de las ladrillerías.
Estos fueron los primeros pobladores de Las Vegas, allá por la década del 70´.  Luego, en los años 88´al 90´, en la Gobernación de Víctor Félix Reviglio se desarrolló el Plan Lote con la reubicación de familias asentadas en villas no urbanizadas. Otra vez le tocó a la gente pobre de Santo Tomé confinada el la época del Proceso Militar al barrio El Chaparral. Así que algunos del "Chapa", más otras familias ubicadas en forma dispersa en otros lugares de Santo Tomé, fueron llevados a Las Vegas pero con una diferencia.
En la reubicación de El Chaparral la urbanización del barrio no existió, en realidad como ya lo mencionara Juan Manuel, en el Chapa los metieron "de prepo" a los pobres. Por el contrario Las Vegas es un barrio con urbanización, calles delimitadas y lotes con límites y papeles de propiedad establecidos.
En realidad Las Vegas nunca fue una villa como la conocemos con cortes de rancho y casas de latas. Es verdad que periódicamente se producen asentamientos de nuevos pobres con este tipo de construcciones, pero merced a planes de viviendas económicas y por mutua ayuda se han ido construyendo casitas de material. Otros vecinos, especialmente en los años 90´, fueron edificando casas de material, precarias pero incorporadas a la fisonomía de un barrio humilde.
Como lo mencionáramos, las cavas han formado y forman parte del paisaje de Barrio Las Vegas en Santo Tomé. Algunas ya han sido rellenadas con basura por el municipio y tapadas finalmente con tierra. En la actualidad hay una cava muy grande detrás de la escuela 49, que está ubicada al oeste de la planta de Purina, y adonde concurren los chicos de Las Vegas. Pero al norte del barrio, hay dos cavas muy grandes, en las que podés encontrar basura de todo tipo, inclusive desperdicios de la industria de alimentos balanceados de una conocida multinacional.
Otra característica de barrio Las Vegas es la existencia de varias instituciones intermedias que trabajan con un sentido comunitario. Así están presentes los evangélicos, los católicos con Cáritas, la vecinal, la Fundación Fraternidad y nuestros amigos de la revista Comunidad que desde hace tres años trabajan en el barrio.
Cada una de las instituciones de Las Vegas tiene actividades solidarias como costureros y asistencia a los más necesitados, pero que en realidad desde la revista se está proponiendo juntarlas para coodinar y sumar esos esfuerzos.
En el barrio está el comedor "Beato Hurtado" de Cáritas y un dispensario con atención primaria. Además hay un centro comunitario municipal que sirve de sede a la Vecinal y a otras actividades. Por su parte, la vecinal, mediante beneficiarios de los Planes Jefes y Jefas de Hogar del mismo barrio hacen tareas de desmalezado y el mencionado costurero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

URBE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

12 DE SETIEMBRE

En el plano de 1961  la zona comprendida entre la Avenida Luján, 12 de Setiembre, Avenida de circunvalación y Balcarce no tenía el trazado de cuadrícula, es decir no estaba atravesada por ninguna calle. Era una zona que antiguamente comprendía campos que eran de propiedad de la familia Giombi.
En la década del 60 por disposición de la comuna se pone el nombre de 12 de Setiembre, resultando una fecha muy importante pues fue un 12 de Setiembre de 1872 se declara pueblo a Santo Tomé. En la época de 70 se comienza con un Plan de Viviendas Municipal debido que era el municipio el encargado de registrar las anotaciones de los interesados. De esta manera por costumbre el barrio fue adquiriendo el nombre de la calle: 12 de Setiembre.
Primitivamente era un barrio de muchas familias de empleados municipales, es que a través de ese plan de viviendas se habían construido mas de 30 casas. El barrio fue creciendo por varias causas, una la instalación de Samco y otra por la construcción de un plan de vivienda del Fonavi.
En 1970 se crea la Vecinal  que también lleva el nombre del barrio. La misma se encuentra ubicada en calle Lisandro de la Torre al 3500. Las calles que actualmente delimita su jurisdicción son al oeste calle Malvinas Argentina, al sur calle Alberdi, al este calle Azcuénaga y al norte La Rioja.
En el barrio se encuentra como se mencionó el Hospital Samco, el Club Foresta, la Granja Un Puente de Amor, una iglesia evangélica, el oratorio Nuestra Señora del Rosario y la capilla de Exaltación de la Santa Cruz.
Con el asesoramiento del Padre Severino Silvestri, los vecinos alquilaron una casa, comenzando así a realizar diversos beneficios para solventar el gasto del alquiler -la Curia del Arzobispado también aportaba su parte-  comenzando de esta forma el origen de la capilla. Se compró la propiedad alquilada con un préstamo del Banco Bica Cooperativo. Nació de esta forma la capilla a la que se puso el nombre por votación -el otro posible nombre era Nuestra Señora del Rosario- Exaltación de la Cruz. La Exaltación de la Cruz se celebra el 14 de Setiembre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL CHAPARRAL

La radicación de personas y familias, generalmente de escasos recursos, en el sector comprendido por las vías del ferrocarril y calle Entre Ríos se produce en la década del 70.  Dicho asentamiento toma el nombre de "El Chaparral" por denominación natural de sus propios habitantes. Proviene el apelativo de una serie televisiva común en la época que aludía a un lugar norteamericano así nominado.
Se intentó ponerse otra denominación pero la fuerza de la costumbre no lo permitió.

SU VECINAL
Tiene sus límites demarcados de la siguiente manera: al norte, vías del ferrocarril; al este, Entre Ríos hasta vías del ferrocarril y al sur, las mismas.
Fue reconocida por Ordenanza nº 1.169/84.

PLAZOLETA "JUAN MANUEL DE ROSAS"
Está ubicada en la manzana 1227, Tucumán entre Córdoba y Entre Ríos.
Fue inaugurada el 20 de junio de 1985.
Se le impuso el nombre por Ordenanza nº 1.243 del 23 de julio de 1985.

CENTRO COMUNITARIO SAN GABRIEL.
Es una institución dependiente del movimiento "Los sin techo". Posee salón y dependencias; funciona desde 1991 la escuela nocturna para adultos nº 85. (información Diario El Litoral, 25.09.91).
Se informa además que viven 160 familias; más de la mitad de la población es menor de 12 años. El movimiento Los sin techo desde hace cinco años trabaja allí; se construyeron 60 viviendas (según la misma información periodística).  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BARRIO SAN IGNACIO DE LOYOLA      

“Muchas pueden ser las fechas que podemos tener en cuenta para festejar cada aniversario del barrio S.Ignacio de Loyola. Se puede tomar, por ejemplo, el 4 de junio de 1971, fecha en la que el directorio del Banco Hipotecario Nacional, a través del Ministro de Bienestar Social de la Nación, Sr. Francisco Manrique, en una audiencia pública realizada en el Salón Blanco de la casa de Gobierno de Santa Fe, aprueba la presentación previa del proyecto presentado por el entonces Consorcio de Viviendas Santa Fe, presidido por el Sr. Luis Sastre. Este acuerdo, rubricado con la presencia del entonces Gobernador de la provincia  Gral. de División Guillermo Sánchez Almeyra, contó también con la presencia de autoridades municipales de Santo Tomé, del Sec. De Vivienda, Arq. Ugarte; el tesorero del consorcio Sr. Vicente Fontanarrosa, y de los arquitectos del Proyecto Ferradas y Nardi, entre otros.
También se puede tener en cuenta una fecha anterior a la mencionada, como lo es el 24 de marzo de 1971, día en el que el Superior Gobierno de la Provincia le otorga la personería jurídica al Consorcio; la del 20 de setiembre de 1971, fecha en la que el Banco Hipotecario Nacional firma su compromiso definitivo para la construcción de este ambicioso proyecto, o junio de 1975, mes en donde se entregan las primeras 50 viviendas, o cualquiera de las otras fechas de entregas parciales, pero el día que simboliza todo el esfuerzo anterior y posterior para la concreción de esta monumental obra es el 28 de diciembre de 1973, fecha en la que algunos vecinos del lugar, junto con los representantes del consorcio y futuros adjudicatarios, colocan la plaza fundamental del barrio, en la que es hoy su amenaza central y plantan un retoño del pino histórico de San Lorenzo, especialmente cedido para esta oportunidad, como símbolo de progreso para esta nueva barriada santotomesina” (Revista 20º aniversario del Barrio Loyola, 1993).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BARRIO SARGENTO CABRAL

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PIAGENTINI

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FONAVI

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LUZ Y FUERZA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LOS HORNOS

Está más cerca del campo que dé la ciudad y no cuenta con los servicios básicos. El cirujeo es la segunda actividad, en un sector que fue declarado como basurero municipal.

Los hornos de ladrillo forjaron la historia del barrio y esa actividad aún perdura en estos días. Por eso se lo denomina así a este sector cuyos límites son la autopista Santa Fe‑Rosario (este), las vías del ferrocarril (no­roeste) y la ruta 19 (sur).
Por este motivo tampoco resulta extraño la gran cantidad de cavas que fueron marcando al barrio, hoy utilizadas como minibasurales y avalados inclu­so por una disposición municipal.

Hay un decreto que dice que estas cavas se destinarán para arrojar basura. Esta me­dida no se acompañó con un efecti­vo control de las plagas y alimañas que merodean por el lugar.


La proliferación de los basurales dio lugar al cirujeo, tal vez la segunda actividad más im­portante después de la fabrica­ción de ladrillos. En el barrio, sus habitantes están lejos de las comodidades y no abundan los recursos. Como única ventaja destacan la tranquilidad y ese paisaje rural que les sirve de escenario.

Tampoco hay tendido de red eléctrica, salvo por una sola lí­nea de 300 metros que conecta la calle principal, San Martín con la Ruta 19. Es necesario que se provea de luz eléctrica estable a los vecinos del lugar. Las calle -todas de tierras- sufren el deterioro con el paso del tiempo y el ni mantenimiento. No posee además un eficaz sistema de drenaje pluviales. Generalmente las aguas de Colonia San José ingresa al barrios después de las grandes lluvias. También hay problema con el transporte pues este no entra al barrio.