» EL DESCUBRIMIENTO
  » PRIMEROS PROPIETARIOS
  » EL NOMBRE DE "SANTO TOMÉ"
  » LA ESTANZUELA
  » LA CAPILLA
  » EL CRECIMIENTO
  » LOS FUERTES
  » LA EXPULSIÓN DE LOS JESUITAS
  » PROPIETARIOS, HECHOS Y ACTIVIDADES DEL PASO
  » SEDE DE ACONTECIMIENTOS
  » EL VILLORIO
  » EL PUERTO
  » LA EDUCACIÓN
  » EL PUEBLO
  » PRIMERAS AUTORIDADES
  » RESEÑA DESDE 1872 A 1967

 

 

 

 

 

 

 

 



EL DESCUBRIMIENTO

 
  Era  el  año 1545,  los  primeros  españoles  
  pisaban por primera  vez estas  tierras,  las 
  que apenas eran transitada hasta entonces  
  por el andar presuroso de los indígenas que  
  deambulaban muy libremente por estos 
  lugares.

Aquellos españoles estaban  buscando una  comunicación del río  Paraná con la  gobernación de Tucumán.  El río  Salado comenzará  a jugar un importante papel  en  la existencia  de este  paraje. Será  -según Andrés Roverano  una determinación del nacimiento,  gestación y  desarrollo de Santo Tomé. Seguramente  es la primera oportunidad  que es recorrida por estos extranjeros  y que se encuentra perfectamente documentada y reconocida.

LOS PRIMEROS PROPIETARIOS
Al  fundarse Santa Fe en 1573  en la actual Cayastá,  se procedió al reparto de tierras correspondiéndole a Juan de Garay " una suerte de tierras en la boca del Salado Grande". 

De esta manera se constituye  en el primer propietario en este paraje, según el título que se le extiende el 21 de Mayo de 1576.   Al casarse su hija Gerónima de Contreras, le entrega en dote estas propiedades a  Hernandarias  en  el  año 1582.  Ellos la convierten en una laboriosa estancia entre los años 1613 y 1615. Hernandarias se la cede a su  sobrino Martín Suárez de Toledo,  quién mantiene en actividad el establecimiento,  pero  el continuo ataque de los indígenas hizo armar la hacienda las personas deciden abandonarlas y proceder a radicarse en Asunción donde poseía otros bienes. El 4  de  Octubre del año 1648,  en  su  representación el dominico Fr.  Jacinto   Porquera  vende  esta  propiedad  a  Juan de Ávila y Salazar, de larga actuación pública en el Santa Fe de entonces. Mas  luego  pasa  al  dominio de  Alonso  Delgadillo  y  Atienza y  María de Ávila y Salazar; esta la había recibido en dote de su padre.
El  30  de  Junio de  1666  es adquirida  por la  compañía de Jesús, incorporando éstas a otras similares ubicadas  ubicadas  sobre  el río Salado y  también sobre las ubicadas sobre el río Coronda.  Ellos la mantuvieron durante 100 años hasta que el Rey Carlos III ordena la expulsión de esta Orden de las tierras americanas. 
Ver plano tierra de Juan de Garay

EL NOMBRE DE SANTO  TOMÉ
Proviene el nombre  de esa época,   dado  que los  jesuitas pusieron un oratorio o capilla bajo la advocación  de Santo Tomás Apóstol; de esa manera toman una tradición oral muy antigua en donde, especialmente entre los guaraníes, se daba cuenta de la presencia inmemorial  de   un nombre  santo que les había hablado  de  Dios  y  a  quien  llamaban  "Pay Zumé"  (Padre Tomás); tradición que hace  alusión a la posible acción del Apóstol Santo Tomás en tierras americanas.

De  aquí que  este paraje adquiere el  nombre de  SANTO TOME, una  adaptación familiar del nombre  Tomás.

LA ESTANZUELA
Ver plano de la Estanzuela


LA  ESTANZUELA  “SANTO  TOMÉ” - 1666  a  1767
Debido al ataque constante de los indios y a las periódicas inundaciones, los vecinos de Santa Fe decidieron trasladar la ciudad al sitio en el que actualmente se encuentra. Fue entonces, que los padres jesuitas fundaron una nueva estancia, muy próxima a la nueva ciudad. Ya poseían las tierras de Timbúes compradas a Miguel Martínez de la Rosa en 1662 (hoy Desvío Arijón). A Doña Isabel Cortez de Santuchos y a doña María Avila Salazar les compraron las tierras que hoy forman la ciudad de Santo Tomé y la localidad de Sauce Viejo, hasta pasar el pueblo (Curva Fraga). El Gobernador Vera Mujica les entregó media legua desde el arroyo Los Padres hacia el norte, hasta el límite sur de Avila Salazar. Y por último la compra hecha a don Matías Nuñez de Añazco de tres cuerdas de tierras, pobladas con ranchos, corrales y haciendas, en Timbúes, (del arroyo Los Padres llamado en la época de Simón Martín, o laguna de Simón Martín para el sur).

En sus primeros años no tenía nombre, pero más tarde se la llamó “La Estanzuela Santo Tomé” nombre que se debió al apóstol Santo Tomás del cual los jesuitas eran devotos, y no a Santo Tomás de Aquino, patrono de la ciudad de Santo Tomé, y que fuera elegido por el Obispo Gelabert el 7 de marzo de 1897.

“Santo Tomé” tenía como límites, al norte, las antiguas encomiendas del difunto López Vargas, al sur, el arroyo de Simón Martín o Los Padres, por el este, el río, y por el oeste la propiedad de don Juan José de Lacoizqueta.

La nueva estancia poseía; tierras altas, más altas que las de la ciudad recientemente trasladada, fértiles, los montes de algarrobos y espinillos brindaban abundante leña, el camino real la comunicaba con el puerto de Buenos Aires y con la ciudad de Córdoba, el río facilitaba el transporte de mercaderías, seguro y rápido, las islas, suculento alimento para el ganado. En ella se concentraba el ganado que vaqueaban de la otra banda del Paraná, (o sea de Entre Ríos) y las mulas que traían de la estancia de San Antonio con destino a Córdoba y al Perú. Apenas los vecinos dejaron la ciudad vieja para instalarse en la nueva, los padres se ofrecieron a hacer el abasto de la carne, pues ya tenían algunas instalaciones.

La Estanzuela tuvo un casco principal, Santo Tomé y tres puestos, “Doña Blanca”, “Las Yeguas”  y  “La Loma”.

El casco estaba ubicado en Santo Tomé, actualmente en las manzanas comprendidas entre las calles Derqui y Gaboto donde topa Belgrano. Para los que conocen la ciudad de Santo Tomé, es en la cercanías de la iglesia “La Sagrada Familia”.

En el año 1684 la Estanzuela ya contaba con una capilla, según consta en los libros parroquiales de la iglesia Matriz de Santa Fe, en la que el padre Rector del Colegio, Luís Gomez bendijo un casamiento.

En 1710 los abipones llegaron con sus tropelías hasta la estancia de Santo Tomé, incendiando sus instalaciones y robando cabezas de ganado.

En 1712 los jesuitas abandonaron las estancias del Salado Grande y San Antonio fue despoblada, fue entonces que Santo Tomé, se convirtió en el principal establecimiento rural de la Compañía de Jesús; el estado de su hacienda en ese año fue 200 caballos, 32 bueyes, 14 vacas lecheras, 2.026 ovejas y corderos, 1.223 cabezas de ganado y 150 yeguas de cría, más una manada de 20 yeguas. Ese mismo año se inició la construcción de la nueva capilla, reemplazando un viejo edificio del que hay referencia ya en 1684, esta medía seis varas de largo, las paredes eran de adobe crudo y cubierto de paja; en febrero del año siguiente se facilitó al herrero el material  necesario para los herrajes de su puerta, y en 1725 se compró una campana nueva para la torre; en su interior había un altar con un cuadro de Santo Tomás de cuerpo entero y algunas imágenes de bulto, Nuestra Señora con el Niño, San José y San Miguel. La residencia, próxima a la Iglesia tenía 13 varas de largo, con paredes de adobe crudo, con galerías al este y al oeste, tenía sala y aposento, aparte una cocina, el costo de estas obras fue de $ 275, y fueron realizadas por los indios de las reducciones jesuíticas que se trajeron en nueve balsas por el Paraná.

LA CAPILLA
Es necesario también la construcción de los edificios necesarios indispensables  exigidos por  el  movimiento  que  se  registraba.  Por tanto en  el año 1712 se había  iniciado la construcción  de  la  primera  Capilla, que fuera concluida  al  principio del año siguiente;  Capilla  que  brindaba atención religiosa  a las  personas  diseminadas en  estos   montes. Además  la  estanzuela  poseía  las  comodidades pertinentes  para  recibir a las personalidades de la época como el  Gobernador  Bruno Mauricio de  Zavala y el   Obispo  Fr. Pedro de Fajardo. ¿ Como era ese oratorio ........ ?  Según los testimonios  que  nos han llegado lo  describen así:  "...de paredes de adobe crudo, cubierto de  paja, de  seis varas  de largo  ..... un altar ....un  cuadro de  Santo Tomás".  Será  el  primer signo  edilicio del antiguo Paso.   Hoy lo podríamos  ubicarla  en  cercanía de la  Plaza  Belgrano,  en la manzana comprendida por las calles:
                      Gaboto, Belgrano,Derqui y Libertad.

Ver plano Estancia Santo Tomé - Casco y Capilla

EL CRECIMIENTO
En el año 1712 el Regidor  Juan de Cevallos también manifiesta su sorpresa por  la cantidad de pobladores de Santo Tomé.  Pero a partir de allí  también  se  comenzará una  etapa  de quietud  comercial  de este establecimiento porque los propietarios  adquieren también la estancia  del  Carcarañá  "San Miguel",  en donde se  registrará  la  actividad  ganadera  ya  que brindaba mayo seguridad  que  el  paraje santotomesino  que era  cruentamente atacado por los indígenas.   Una  época muy  difícil  ya  que los  abipones y a veces los mocovíes, oprimían  el cerco sobre Santa Fe; circunstancia que  culmina  con  la  erección de contrucciones para la defensa.

LOS FUERTES
Edificaciones precarias  con  guardias que se fueron levantando en los distintos   lugares sobre el río Salado con la finalidad  primordial  de  custodiar a Santa Fe. Entre otros tantos que se levantaron,  podemos citar  los Fuertes  "Los chañares" y  "Santo Tomé" que se erigieron en nuestro  actual distrito; el primero al  oeste y el segundo entre los 2 puentes ferroviarios de hoy. En  el  año 1724  será  realmente  el más difícil en  este tipo de ataques sobre  las fortificaciones existentes que pretendían custodiar a Santa Fe. Pero luego  los  Gobiernos de  Francisco  Javier de Echague y Andía (1733-1742) y  su  sucesor  implementaron  una  política  de pacificación  con  los indígenas que posibilitaría un mayor  ambiente de paz.  Allí  en estos tratados  de  paz  se  dispone un asentamiento  indígena  de  mocovíes en  el  distrito santotomesino;  único y breve  ya  que a  los tres meses se le asigna  el  destino definitivo en   la hoy localidad de San Javier Esta  paz  lograda  permite  la radicación de personas  en el lugar;  hecho que   lo demuestra  el Censo levantado el 13  de  noviembre de 1759 por  el cura  Rector de Santa Fe Doctor Miguel de Leyba,  donde constata que  ".. de la otra  parte  del río  Salado  "desde  Santo Tomé hasta  el  Rincón de  San  Antonio"   habitan  35 familias.    En el  año  1763  se  nombrará  el  primer concesionario  oficial del peaje del  Paso que estaba ubicado aproximadamente a  100 mts. al  norte  de  la   hoy  calle República de Chile;  él  será  Francisco Solano  Frutos; los  jesuitas  se   opondrán a ello ya que se encontraba dentro  de  sus propiedades;  pero  luego   de su expulsión logrará  el concesionario su cometido mantenido por  su familia  hasta 1828 más o menos. Esto ratifica a Condición  de Paso  de Santo Tomé siendo  siempre  una puerta de entrada a la ciudad de Santa Fe.

PRIMERA AUTORIDAD      
Solucionado en parte, el problemas de los continuos ataques indígenas, se   debió atender ahora  a  la  detención de la acción de vagos y delincuentes  que asaltaban a pobladores, robando y matando. Para ello el  Cabildo  accede  al  pedido  del  procurador de la Ciudad Don Juan  de Cevallos  y  designa  a  Isidro Sánchez  para tal misión el 10 de Junio de  1767.  Esta es  la primera autoridad  oficial  con jurisdicción sobre el paraje, aunque   no en  forma exclusiva.

EXPULSION DE LOS JESUITAS  
El  día 13  de  Julio de 1767 se publica   en  Santa Fe  la   Orden  Real  de  Carlos III de expulsión  de  los Jesuitas;  esta estanzuela será  testigo  del  paso de los exiliados los que  testimoniarán su tristeza al tener que así  abandonar su trabajo y  su  acción evangelizadora en  estas tierras. De este modo el  río Salado verá pasar a  Florián  Paucke,  Francisco Novalón, entre tantos otros,  sin poder entrar a   lo que antes habían sido sus tierras.

                                          

La  Junta de Temporalidades,  organismo  depositario de los bienes que  pertenecieran a la Compañía de Jesús, designó a Francisco Solano Frutos  como Capatáz de la Estancia desde enero de 1768.
La Real Junta de Temporalidades era una entidad encargada de la administración y remate de los bienes confiscados a los miembros de la Orden de la Compañía de Jesús, después de su expulsión en el año de 1767 del Virreinato del Perú. Éste organismo funcionaba bajo la vigilancia del Virrey, quien designaba a un Superintendente y Director general en Lima, donde quedaba la oficina central.
 

 

LOS JESUITAS
La Compañía de Jesús se estableció en Santa Fe en 1610, luego de las gestiones realizadas por el gobernador Hernandarias de Saavedra a instancia de los vecinos de la ciudad. Los padres jesuitas se dedicaban a la enseñanza primaria, secundaria y universitaria, además de la predicación, todos los ministerios los ofrecían gratuitamente, para lo cual debían contar con medios, de allí que necesitaran poseer bienes, adquirirlos y administrarlos.

Santa Fe no poseía las riquezas de otras ciudades, o personas acaudaladas que pudieran ofrendar sus fortunas; entonces fueron numerosos los vecinos que pusieron sus propiedades al servicio del Colegio; estas donaciones y posteriores compras convirtieron a los jesuitas en propietarios de importantes estancias, modelo de explotación agropecuaria. Pero lo más importante es que estas estancias fueron fortines opuestos al avance de las tribus rebeldes, o sea, puestos de avanzada en la frontera.

En nuestra provincia fueron dueños de las Estancias: “San Antonio”, “Jesús del Salado” o estancia Grande, “Las tierras de Cululú”, “la Estanzuela Santo Tomé”, “La estancia de San Miguel”, “Las tierras y acción de vacas entre el Salado y el Paraná”, además de chacarillas.

“Las excepciones de pago de impuestos que tenían los jesuitas en las mercaderías que traían del Paraguay, los bienes reales y otros privilegios, disminuían considerablemente las entradas de la ciudad”.
Cervera – Capítulo XI – Tomo II – Edición de 1907

En las tierras ubicadas por encima del Cululú de Bernardo de Centurión se formaron la Estancia Pequeña o de San Antonio, y la estancia Grande o Jesús del Salado .......

Esta estancia, como las demás del Salado fueran jesuitas o particulares, estaba dedicada a la cría de mulas y allí se concentraban las tropas de hacienda y carretas antes de marchar hacia sus destinos, en el Tucumán, Cuyo o Buenos Aires. Zapata Gollán nos dice que también en ellas se criaba ganado vacuno, por cuanto se construían corrales de palo a pique, ensenadas y ranchos. Una actividad de mucho menor importancia era el cultivo de trigo o maíz.

Además de haber alcanzado para 1630 una extensión considerable, otras causas pudieron detener el proceso expansivo de las propiedades. Alrededor del 1640, luego de haber provocado el despoblamiento de Concepción del Bermejo, los calchaquíes, vilos y tocagües, en posesión de caballos, cayeron sorpresivamente sobre las estancias santafesinas, destruyéndolas y matando a sus capataces y peones ......... En 1710, los abipones acometieron contra varios puestos de la estancia. En octubre de 1711 se produjo un nuevo avance; entonces los Padres de la Compañía de Jesús optaron por el definitivo abandono de la Estancia de San Antonio en 1712.
Extraído del libro “La Compañía de Jesús en Santa Fe” por Luis María Calvo—
A mediados del 1600 Santa Fe se trasladó a su actual emplazamiento, y fue por ese entonces cuando los jesuitas adquirieron las tierras en 1666 donde fundaron la Estanzuela Santo Tomé, que comprendió las tierras de la actual ciudad de Santo Tomé y de la localidad de Sauce Viejo.

PROPIETARIOS, HECHOS Y ACTIVIDADES EN EL PASO
Estas tierras son ofrecida en  remate su  arrendamiento  en dos  ocasiones:  no hubo postulantes  ya que no había interés  en arrendar.  En consecuencia  
  Francisco Solano Frutos eleva  su presentación, decidiéndose de esta forma el destino que se le dará a esta Estanzuela  el 2 de  Diciembre se  da posesión al nuevo propietario el 30 del mismo mes se firma la escritura. Luego más tarde, en su paso por  lugar  en 1779, el Obispo de Buenos Aires por  consecuencia  también  de  esta zona Fr. Sebastián Malvar y Pinto, da  permiso para la celebración de la Santa Misa en  el  Oratorio de  la Estanzuela,  dando así continuidad a la asistencia espiritual de esta zona; tarea que  esta  a cargo de un hijo del propietario, el dominico Fr. José Domingo Frutos. Así  también  nace  la Posta  del Paso del Río Salado, ya que eran necesarias  las comunicaciones con el país.  El 20 de Julio  de 1784 se nombró maestro de  posta a Francisco Solano Frutos,  con  un postillón  y  la obligación de tener  una canoa para cruzar  el  río y caballos para llegar a la ciudad de Santa Fe.   Luego será  sustituido por su  hijo Pedro Frutos en 1790 y luego  en 1793  es   trasladada a  "El Sauce"  a cuatro leguas de Santa Fe. Al fallecer  Francisco Solano Frutos en 1791,  se procede  a  la  distribución de  las tierras quedando la mitad, en forma indivisa  en manos de su mujer Polonia Monteros y de sus cuatro hijos  María Felipa, Pedro Pablo, José Mariano  y  María Mercedes; la otra  mitad se vende a Gabriel Lassaga.

SEDE DE ACONTECIMIENTOS
Después de los hechos  de Mayo, el primer Gobierno  patrio  busca adhesión  para realización de sus objetivos.  Por  eso  un  pequeño  ejército Libertador  partió rumbo al Paraguay bajo las órdenes del General Manuel Belgrano. Al atardecer del 1º de Octubre de  1810  llegan  al  Paso de Santo Tomé para  llegar a Santa Fe. El pequeño contingente descansó a la vera del Río Salado. La tradición oral nos deja el testimonio que el viejo algarrobo del  hoy camping Municipal los cobijó por unos momentos. Posteriormente fue común ver transitar por aquí tropa de observación  y porteños que pretendían detener el avance de José de Artigas y  las fuerzas del  Litoral sobre Santa Fe. Viamonte ocupa  Santa Fe y  se pone en marcha el movimiento de  liberación que era  comandado  por  Mariano Vera, Cosme Maciel, Don Estanislao López,  Javier Abalos,  Mariano Ezpeleta,  quienes con  el  apoyo  de  los  "colorados  orientales"  lograron recuperar  primero  Santo Tomé  y  luego  Santa Fe. De  ahí surge el Tratado de Paz de Santo Tomé,  firmado  en  el  viejo oratorio de la Estanzuela el 9 de Abril  de 1816. Ese día en tierras de Santo Tomé se concretaba un hecho realmente significativo  de trascendencia nacional. En efecto en el viejo Oratorio de la Estanzuela se daba por terminada una lucha entre fuerzas de Buenos Aires y las del Litoral con la firma de un Tratado de Paz.

¿Cómo se llegaba a esto? Se presentaban dos inquietudes: por un lado la del Directorio con su política centralista y por otro, el federalismo encarnado fundamentalmente en Artigas buscando su autonomía de dicho poder. Por ello las fuerzas de Viamonte y sus enviados llegan muchas veces a Santa Fe, allá por 1815. Se producen pues cruentos enfrentamientos con alternadas ocupaciones de la ciudad capital.

Por ello el paraje saladeño asiste a un intenso transitar de soldados y paisanos que defienden su tierra. "Algunos añosos ombúes y algarrobos absortos, pobres viviendas que quedan vacías, carretas que se detienen en su diario trajinar...": tal es el paisaje de este paso santotomesino, que muy cerca de las vivencias santafesinas vive ahora las alternativas difíciles de esta guerra civil.

Así el 5 de abril de 1816 llega a este lugar el Coronel Eustoquio Díaz Vélez para realizar las tratativas con el gobernador Mariano Vera y con los jefes orientales, en conformidad con el encargo del general Manuel Belgrano, Jefe del Ejército de Observación y de esta manera acordarla paz.

Por ello, unos días más tarde, el 9 de abril los viejos muros de la Capilla de Santo Tomé son testigos de la firma de este Tratado de Paz entre Díaz Vélez, representando a las tropas de Buenos Aires y Cosme Maciel, por las fuerzas santafesinas.

Lamentablemente lo concertado no fue duradero ya que debía ser aprobado por sus representados: el gobierno de Buenos Aires y el de Santa Fe y Artigas, el protector oriental del litoral.

Ello no sucedió. No obstante significó un importante antecedente y paso primordial en la búsqueda de la autonomía santafesina. Lo móviles personales y las tendencias del momento estuvieron alejadas de la letra firmada en este pequeño paraje en donde se expresaba "los más sinceros deseos de paz y verdadera unión... para cortar de raíz la guerra civil..."

Esta vieja construcción, como se la llamaba, estaba emplazada en una manzana cercana a la hoy Plaza Belgrano; era por entonces lo que había quedado de la Estanzuela de los primeros tiempos; hace más de treinta años estaba señalizado como "lugar histórico nacional".

Esta manzana está delimitada por las calles Gaboto, Belgrano, Derqui y Libertad. Hoy pasa desapercibida porque está edificada como sus similares santotomesinas.

Queda solamente la anécdota que dicho espacio perteneció al reconocido maestro santafesino y santotomesino Prof. Marcelino Martínez, que vivía en nuestra Ciudad. El con conocimiento pleno de estos hechos había donado el predio para que se conservara como referencia histórica de tan importante hecho nacional. Pero los costos de las obras de pavimento, algún problema administrativo o tal vez desacuerdos en la consideración del tema, hicieron que se revocara tal decisión. Así fue que tal espacio se perdió en la maraña del crecimiento urbano de la Ciudad.

Sólo nos queda en este momento el recuerdo de esta fecha relevante dentro de la historia nacional y de un hecho ocurrido en estas tierras santotomesinas. Lamentablemente no se ha sabido valorar oportunamente la preservación de un sitio con estas particularidades dentro de la memoria comunitaria.

Pero  los encuentros bélicos se  seguían  sucediendo  y este  lugar  volverá  a  ser escenario de  las  luchas  por  la  autonomía  santafesina, como también   se convertirá en un participante activo en la misma.  Poco a poco irán disminuyendo para así retornar la calma al paraje. En el año 1824 se nombra como Comisionado del  Paso  de Santo Tomé a  don Lucas Fernández; en 1828,Ventura Gainza,  propietario  de  unos terrenos   por compra a  José Mariano Frutos,  atenderá una Posta instalada en el lugar,  debiendo facilitar el paso por balsas y canoas;  en ese año también se designa como M Juez Comisionado a José Mariano Frutos  y  posteriormente continúa en ese ejercicio de la autoridad en el lugar Ventura Freyre (1836-1838).

EL VILLORRIO    
El  lugar ya más tranquilo posibilitará la  radicación  de nuevos  vecinos; eso  queda demostrado por la existencia de una pulpería en  manos de  Sylvestre  Frutos.

  Será  también quien  reciba  aquellos    
  extranjeros  que  venía  a trabajar la 
  tierra santafesina y  que  pisarán por 
  primera  vez  suelo  argentino  en  el 
  natural puerto santotomesino. 
  Así se  atestigua en 1860 cuando  se 
  informa  que  "como  de  costumbre 
  llegarán  al   Paso  de  Santo  Tomé"  
  los  inmigrantes  con  destino  a   la 
  Colonia San Carlos.

EL PUERTO
Comenzaban a desarrollarse las tareas portuarias en el lugar;  la población va  incrementando debido a tal circunstancia; pesadas carretas rlo abajo pasaban aquí con destino a Santa Fe, o hacia otros lugares.  La ventajosa  situación de este puerto posibilitará la llegada  de diversas embarcaciones para transporte de los cereales. Por  otro  lado  se  presentarán distintos proyectos para la concreción de un  puente para poder  comunicarse con  Santa Fe,  los que en su mayoría no se  pudieron concretar en esta zona. En  1864 el Gobernador Nicasio Oroño dispuso la traza de nuevos caminos  a Coronda y Esperanza, ambos partiendo desde el paso de Santo Tomé.

LA EDUCACION
Un hecho que demuestra la existencia  de  una comunidad  en el lugar es el  nacimiento de la Educación en 1868  con  la enseñanza  particular de Fidela  Valdés Frutos, quien en forma gratuita enseñaba a leer y escribir a los hijos  de los pobladores del lugar.  Un año después llegará el reconocimiento oficial  de esa actividad y se hace cargo el Gobierno Provincial de pagarle su sueldo  como  preceptora;   antecedente de lo   que luego será la Escuela Número 15  "Juan de Garay".     
                 

EL PUEBLO
Por el incremento de las personas afincadas, los vecinos se preocupaban de  darle ahora las características de un  Pueblo; en  consecuencia se forma lo  que se ha dado en lamar la "Comisión de fundación "integrada por el Pbro. Dr  Manuel M.Zavalla, Presidente; Cnel.Hilario Zabroso, Secretario; don  Antonio  Frutos,Tesorero; Robinson Sánchez, Félix Frutos, Sylvestre Frutos y Mariano  Candioti,   vocales. Comisión  que  se dirigirá  el 14 de Setiembre de 1871 al  Gobernador Dr. Simón de Iriondo pidiendo ser reconocido como Pueblo. La respuesta no se hizo esperar al designarse al Agr.   Carlos Chapeaurrouge  para realizar el trazado del pueblo. Se pudieron superar todas las  dificultades  gracia a la buena  disposición de  los propietarios Gainza, Candioti,  Félix y  Sylvestre Frutos  y  al  entusiasmo  puesto de manifiesto por  la  formación del pueblo.  Se  determina  entonces  que: "el pueblo, sería por ahora, de  la siguiente manera: siete  manzanas de  sur a  norte; ocho  de  oeste a  este; cada manzana con 100 varas por costados: las calles con 16  varas de ancho del río a las tres manzanas, la plaza.   
  

1872 A 1962 (RESEÑA DE ESTE PERÍODO)
El 12 de Setiembre de 1872 el Dr. Simón de  Iriondo procede a lo que puede ser llamada la "Fundación Jurídica" al otorgar la personería legal a este po-blado que era considerado como el más antiguo  de Santa Fe.   Se aprueba su  mensura y delineación; se nombra una una comisión para  poner en  práctica el Decreto integrada por Don Tomás Lubary, Don Lorenzo de  Monasterio, Carlos Chapeaurrouge, Dr. Manuel Zavalla, Don Hilario  Zabroso y  Antonio Frutos.

Historia de la comuna, hoy Municiplidad.
¿Por qué hablar hoy de la Comuna? Conviene recordar aquel momento en que nacía esta población con sus autoridades propias. Efectivamente en aquella oportunidad, allá por 1872, el Dr. Simón de Iriondo, por entonces Gobernador de la Provincia, reconocía a SANTO TOME como un PUEBLO. ¿Qué tenía de particular esto? Era un acceder al pedido de su gente que quería organizarse como una comunidad con sus autoridades, un trazado propio de pueblo, instituciones y fundamentalmente hombres y mujeres con ganas de trabajar por su tierra ...Era un reconocer la antigua identidad de "El Paso de Santo Tomé" que acompañó ala Ciudad Capital desde sus orígenes. Los vecinos del lugar en 1871 firmaron un pedido ala máxima autoridad provincial para lograr que este paraje sea un Pueblo; ellos estaban representados por la Comisión Pro fundación. Respondiendo al petitorio se dispuso el trazado de la localidad designándose para dicha tarea al agrimensor Carlos Chapeaurrouge. Dicen las crónicas de la época que esta labor se vio facilitada por la predisposición favorable de los propietarios de estas tierras. Esto pone de manifiesto las muestras de la iniciativa e impulso de la gente como ya se ha expresado en anteriores oportunidades.
El decreto Así el 12 de Setiembre de 1872, a través de un Decreto, Santo Tomé se integraba a los pueblos de esta Provincia, conservando el viejo nombre que ya poseía el paraje: "SANTO TOME". Se designaba también la Comisión Fundadora . Así nace la Primera Comisión de Fomento encabezada por Tomás LUBARY que se constituirá en consecuencia en el primer PRESIDENTE COMUNAL. La integraron además Lorenzo A. de Monasterio, Carlos Chapeaurrouge, Pbro. Dr. Manuel Zavalla, Hilario Zabroso y Antonio Frutos. Nombres que han sido tal vez recordados en nuestras calles y que muchas veces no supimos explicar qué relación tenían con nuestra propia historia.
Ellos se abocaron prontamente a organizar todo lo pertinente para darle a Santo Tomé esta condición de Pueblo. La primera reunión de este organismo creado se concretó en el domicilio de quien luego sería el secretario, Lorenzo A. De Monasterio, en Santa Fe, San Martín y 3 de febrero. Allí se eligieron los cargos directivos y comenzó el trabajo dé gobierno de este naciente Pueblo a la vera del Salado. El último día del año 1879, por un decreto provincial, nuevamente, se reconoce el valioso trabajo llevado a cabo en esta localidad y se amplían las facultades de la Comisión; allí se le asigna un nuevo nombre: "Comisión Fundadora y de Fomento". Por eso Santo Tomé se constituye en el primer gobierno comunal de la Provincia que lleva el nombre de Comisión de Fomento que se trasladará a los demás pueblos recién por ley de 1885. Así se fueron sucediendo en el tiempo, las distintas Comisiones de Fomento integrada por vecinos del lugar que se brindaban en el trabajo comunitario. Los períodos fueron distintos; la integración también fue diversa; la conformación en número varió de acuerdo alas disposiciones legales en vigencia; la elección o designación respondió asimismo ala particularidad de los momentos de nuestra historia. de esta manera hubo Comisiones con varios años de permanencia, otras con una duración de dos años o más; la designación fue realizada por disposiciones del Poder Ejecutivo provincial, otras por elección dentro de los 25 Mayores Contribuyentes del Pueblo, otras por la mayoría o minoría de los partidos políticos o listas comunales elegidas por el voto de los habitantes santotomesinos. El número de miembros varió de tres a cinco o más o menos respondiendo a la normativa existente y a criterios diversos. De esta manera fueron desfilando nombres de los vecinos santotomesinos que en todas las épocas tuvieran la responsabilidad de conducir esta comunidad, brindando servicios, generando obras o impulsando iniciativas o proyectos de una sociedad.
LA CASA COMUNAL. Las primeras reuniones -como dijimos- se llevaron a cabo en domicilios particulares a la espera de un local comunal. Las previsiones establecían que el lugar físico para esta entidad, debía ser construido en la manzana que hoy ocupa la Escuela nO 15 destinada a edificios públicos. Así fue licitado el 5 de junio de 1907. Pero según parece la construcción del mismo sufrió los riesgos de la burocracia. La actitud decidida de los vecinos hizo que se pueda concretar. El expediente quedó demorado y cuando volvió para ser informado por la Comisión de Fomento en 1910, ésta informó que el año anterior ya se había construido el edificio solicitado; la Comisión que lo había decidido estaba presidida por José Arnoletto. Comprendía esta edificación: ..."un salón y un pozo de balde, en un terreno sobre Paseo Iriondo, sobre la ribera del río..." Así nacía la pequeña casona comunal a orillas del río que permaneció durante un largo tiempo como sede del gobierno local y de la actividad administrativa correspondiente.

En 1874 el Cnel. Hilario Zabroso se hace cargo de la Concesión del Paso con  la obligación de reperar el Camino a  las  Colonias y  el  terraplén  del  arroyo  El Vado. Ese año se crea la Comisión Escolar del distrito designándose para  su integración al Coronel Hilario Zabroso,  Robinson Sánchez, Mariano Candioti  como titulares y Antonio Frutos, Juan Doval  y Marcelo Lamotte,como suplentes, dando continuidad a la Educación  en  la  persona  de sus maestros para 

En 1875 se construye el Primer Puente a cargo de Ramón García, de madera  y tierra y de esta manera posibilitando una comunicación mejor con Santa Fe;  puente que toma el nombre de su constructor.

El 12 de Srytiembre de 1876 se se autoriza a contratar la Primera Diligencia  diaria entre el  Pueblo y Santa Fe.  Obtuvo  la  cocesión el  Sr.  Juan E. Pavón, efectuando dos viajes redondo por día.

En 1878 el Vapor "Alba" de la empresa  Manuel  Parma  iniciaba el transporte  fluvial diario de pasajeros y  carga,  continuando luego  por  otros dos como el  "Fly" y "Carlos Cerana"  hasta en año 1891

El 7 de Julio del año 1878 se  crea  el Juzgado  de  Paz bajo la dirección de  Robinson Sánchez.

El año 1879 es considerado como el más floreciente en la actividad de nuestro  Puerto ya que el movimiento era realmente importante en épocas de cosechas,  según  lo reflejan periódicos  regionales y de Buenos Aires. En este Puerto existían 6 depósitos de granos, 3 fondas, 6 pulperías,  3 carnicerías, 1 herrería,  un horno de ladrillos, un amansadero, un depósito de paja, y  además pequeños almacenes y vendedores ambulantes. A fines de ese mismo año un nuevo Decreto emanado Gobierno Provincial asigna  el nombre de Comisión Fundadora y de Fomento, acordándose el derecho de  percibir impuestos,de esta manera por ese Decreto Santo Tomé se convierte en  el Primer Gobierno Comunal de la  Provincia con la denominación de Comisión  de Fomento (las demás se llamarán así después del año 1885).

En  Octubre  de  1880 llega el telégrafo exigido por las circunstancias del movimiento comercial registrado en ese momento. Ese mismo año se solicita la construcción de un local apropiado para albergar 50 alumnos, se acepta la iniciatiba  y se edifica el local propio en el centro de la cuadra  que  hoy ocupa la Escuela Nº 15, el que se inaugura en 1981.

En 1884 se  comienzan a  iluminar  la noche santotomesina, pués se produce la  instalación del alumbrado público con faroles  a nafta y kerosene que un peón comunal se encargará de encender al atardecer.

En 1887 se realiza el Primer Censo Oficial  que nos una  idea de lo que era ya  el lugar. Ya  se contaba con 1.598 personas, discriminadas así:en el Pueblo:471;  Zona Rural: 220; San José:368;  Monte de los Padres y Puntas del Sauce: 539.  Del  ese total eran 1.189 argentinos y el resto:  288 italianos, 40 suizos y 13 españoles.  Población masculina 897, femenina 701. En  cuanto  a la  Religión eran  46 protestantes y los demás católicos.

En  1885  se  se  había instalado la línea del Ferrocarril Santa Fe-Esperanza; para Santo Tomé  esto no fue beneficioso ya que lo dejaba de lado y lo condenaba a la muerte de su puerto. No obstante a pesar de la disminución en el movimiento comercial continuaba su vida  buscando otras alternativas.

En 1887 se crea la Parroquia Inmaculada Concepción bajo la advocación de la Inmaculada Concepción y  Santo Tomás  de  Aquino  por el Obispo de Paraná José María Gelabert quién  brindó  parte de su casa ubicada en  las esquinas de hoy  O. Gelabert y Centenario para que sea el espacio de la Segunda Capilla.

En 1894 se inaugura el actua l Templo.  El 7 de Marzo de 1897 se proclama a Santo Tomás de Aquino  como  patrono principal  del pueblo, festajandose en ese  día  años  tras años las Fiestas  Patronales de  la localidad. La Comisión de 

Fomento  por  resolución del 29 de Mayo  de 1949 cambiará por 7 de Marzo el nombre de la antigua Avenida del Rosario.

En 1892 se inaugura el Cementerio que ya funcionaba en el lugar.

En 1895 se pone en funcionamiento el Ferrocarril Central Argentino.

En esos años se pone en funcionamiento la primer Fábrica de Aceite que luego pasará a la firma Bonfanti hnos

En  1890 comienza la actividad apícola con Pedro R. Bedetti. Nace el Nuevo Siglo y  Santo Tomé  se  va  formando  en  una Villa,  donde no faltaron las casas de veraneo para las familias santafesinas.

En 1906 se habilita el antiguo  puente  de  hierro.  La comuna tuvo su primer edificio propio en  el año 1909. Desde 1910 la Plaza Libertad tiene su nombre con motivo de celebrarse ese año el centenario de la Revolución de Mayo.

En 1931 se inician oficialmente las obras de pavimentación de la Ruta 11, tramo Santo Tomé - Arocena, y posteriormente  poco  a poco con algunas calles de la ciudad.

En 1937 se  emplaza  el monumento a Simón de Iriondo en  calle  Avellaneda en 25 de Mayo y Centenario.  Luego  con  el progreso  de la ciudad el busto que hiciera el artista santafesino José Sedlacek fue trasladado a la Escuela 1.110.

En el año  1943 se inaugura  el Matadero Comunal en el  actual Corralón Municipal de calle Sarmiento y autopista.

El balneario comunal se crea en 1960.  Ese el Censo Oficial decía que Santo Tomé contaba con 17.701 habitantes.

Por Decreto  Provincial Nº 03925 del 12 de Abril de 1962, firmado por recor-dado Dr. Carlos Sylvestre Begnis, Gobernador  de Santa Fé,  se otorga a  Santo Tomé la categoría de Ciudad.

Llegamos al año 1962. El pueblo había crecido, las necesidades a cubrirse administrativamente habían aumentado notablemente y venía además el reconocimiento de ser UNA CIUDAD. El Decreto nO 03925 del 12 de abril de ese año firmado por el, Gobernador Dr. Carlos Sylvestre Begnis así lo disponía. Lo hacía junto a otras localidades santafesinas que habían demostrado en el último Censo poblacional de 1960 el crecimiento requerido. Se concretaba pues un deseo de sus habitantes, largamente esperado y también debatido por los integrantes de esta comunidad; signos de ello se encuentran reflejados en el periódico "La Gaceta" del momento

El municipio tuvo su primer Intendente en 1963 resultando electo, como lo establecía la legislación en ese momento entre los concejales elegidos en las elecciones especiales llevadas a cabo el 7 de julio de ese año. El Doctor Mario M. David, representante de la Unión Cívica Radica¡ Intransigente (UCRI) asumía el 12 de octubre de 1963. Junto a él se estructuraría el departamento Ejecutivo Municipal con sus distintas Secretarías que debían atender a los aspectos fundamentales de la administración.

Así también como una particularidad al ser reconocida como Ciudad, se debía elegir también y conformar el primer Concejo Municipal. Por ello de acuerdo al resultado de dichas elecciones se integraría este Primer órgano de gobierno colegiado. El día antes mencionado entonces comenzaba sus funciones bajo la presidencia de¡ Dr. Rodolfo Talín (UCRI) e integrado por Raúl Milanesio (UCRP), Enzo Berardo (UCRI) -luego reemplazado por Orrodolfo Raviolo Máximo Albornoz (UCRP) y Rubén Epelbaum (UCRI).

Funcionaban tanto el Departamento Ejecutivo como el Concejo en el mismo local, ya que la primera ampliación del edificio comunal se había inaugurado en 1962; allí se había previsto contar en la planta alta con un Salón amplio para las sesiones del flamante Concejo. En la oportunidad era Comisionado Municipal el Dr. Mario David, quien luego será elegido como el Primer Intendente de la Ciudad. Lo acompañaba, entre otras personalidades, un ex Presidente Comunal D. Ramón Cifre, quien se había desempeñado como tal durante muchos años.

El edificio municipal recibió su segunda ampliación que es habilitada en 1969 cuando no existía el Concejo. Luego más tarde se da la incorporación del local donde funciona hoy la Secretaría de Obras y Servicios Públicos en 1977. El Concejo sesionó en el período 1973-1976 en el espacio de la actual Intendencia; lugar que se retomó en forma compartida en 1983. Desde marzo de 1988 posee un lugar exclusivo -el antiguo local del viejo dispensario, Sarmiento 1651-. Es como decir que la Casa Municipal fue acompañando el crecimiento-de esta hoy ciudad y las necesidades que el gobierno comunal o municipal requería para el desenvolvimiento de su diaria tarea y la diversidad de requerimientos.

De esta manera habíamos pasado de la realidad de Pueblo con sus autoridades propias: la Comisión de Fomento y su Presidente Comunal a este hecho de ser una Ciudad con el gobierno acorde al mismo: Un Intendente que preside el Departamento Ejecutivo y un Concejo Municipal con su aporte legislativo; situación que se fue cumpliendo en los momentos democráticos de este tramo de nuestra historia nacional y local.